Lo que faltaba por hacer… y se pinchó una rueda.

06Dec2017. Pues ayer pensaba coger un tuk tuk que organizaba el hostel con otras 3 personas al Parque de los Budas por 70000LAK, pero llegó la compañera de habitación polaca nos organizó la vida. Decidimos alquilar un par de motos e ir los cuatro (los otros dos ingleses de la habitación, ella y yo), por 80000LAK el propio hostel nos las alquilaba. Era lo que me quedaba por hacer en este viaje, ir en moto por las locas carretera. Pero teníamos que esperar a que ella fuera a la embajada de Tailandia para ampliar su visado, ya que vivía allí y saldríamos más tarde, convenciendo ademas a uno de los ingleses a llevarla.

Finalmente uno de los ingleses y yo cogimos una de las motos y esperamos a que los otros terminaran, pero apareció el amigo y nos contó que la cola en la embajada era infinita y que mejor fuéramos yendo nosotros.


Parque de los Budas

DSC_0761

Y así lo hicimos. Conducía yo y él iba detrás. Tardamos unos 50 minutos en recorrer la distancia que nos llevaría al parque. Hasta la mitad del camino la carretera era buena pero más tarde se complicaba en tramos de arena y piedrecitas. Pero aún así, disfruté como un enano siendo el único occidental que iba conduciendo entre tanta moto y tanto coche laosiano. La moto de momento estaba en buenas condiciones y camino se paso volando.

Llegamos al parque, dejamos la moto en el parking (50000LAK) y entramos (10000LAK). Es curioso que en estos países, no solo en Laos, cuando compras la entrada y te das la vuelta para entrar, hay ya un hombre para controlar que has comprado el ticket. Digo que es curioso porque ese mismo hombre ha visto como la has comprado. Pero tu se la enseñas, y él tan contento.

El parque es super curioso. Tiene unas 200 estatuas, tanto de Buda como de otras divinidades, muchas de las cuales, son hindúes. Esto es porque el escultor que las hizo y fundó el parque en 1958 era un líder espiritual budista que había estudiado ambas religiones. Bunleua Sulilat se exilió en Tailandia cuando llegaron los comunistas, donde también creó un parque parecido.

DSC_0755
Buda reclinado.

La estructura más conocida es un Buda reclinado de unos 40 metros. Esta escultura, como no podía ser de otro modo, hace pequeñas todas las demás, que ya son de dimensiones importantes.

También hay una calabaza gigante hecha de hormigón a la cual se puede subir tras pasar por sus tres pisos. Todos ellos con imágenes de Buda inacabadas. Desde arriba se obtiene una vista panorámica del parque.

DSC_0759
Calabaza.

Comimos algo en la cafetería y un café helado (las dos cosas riquísimas) y llegaron nuestros amigos. Estuvimos con ellos 5 minutos y volvimos a la ciudad ya que yo tenía que coger un avión.

Los hostels y agencias ofrecen tours al parque por unos 70000LAK por persona pero piden que sean grupos de al menos tres para poder realizarlos.


Odisea

Esta vez conducía el inglés y todo iba bastante bien. Igual que a la ida nos golpeaba la arena que levantaban los coches y entraba en los ojos por muchas gafas que lleváramos.

Cuando entrabamos en la ciudad, a unos 3,5 kms del hostel, nos para un hombre en un semáforo a decirnos algo que no entendimos. Tras eso, seguimos la marcha pero a apenas 200 metros la moto empieza a dar saltitos, miramos… habíamos pinchado. Volver andando no era una opción porque nos llevaría una hora y yo no la tenía.

DSC_0749

Preguntamos en un par de sitios y en una gasolinera si tenían o sabían de algún sitio cerca para poder arreglarlo y seguir. De hecho, hace un par de días el tuk tuk que me llevó al campo de la muerte en Phnom Penh arregló su rueda en 20 minutos. Pero no tuvimos suerte. Le dije de dejar la moto en un edificio de oficinas y coger un tuk tuk que nos llevara de vuelta. Preguntamos en el edificio y con no muy buena cara accedieron.

Nos pusimos a andar mientras esperábamos a que pasara algún tuk tuk, lo hizo a los 15 minutos. Nos montamos aceptando pagar 50000LAK, un precio altísimo, pero que dadas las circunstancias no podíamos regatear. Eramos la parte débil. Todo esto con un calor importante.

Con el tiempo me voy poniendo nervioso porque en el tuk tuk había otras dos personas y cada vez que nos acercábamos al hostel, el tuk tuk se desviaba a dejar a una de ellas. Finalmente llegamos. Me dieron el pasaporte que había dejado como fianza y dejo a mi compañero con el marrón.


Llegada a Luang Praban

Cojo otro tuk tuk y por la tarifa fija que tienen para los traslados al aeropuerto, de 50000LAK, y me deja en la terminal de vuelos domésticos. Que al estar construyéndose, provisionalmente está en un edificio pre fabricado. Al final llego a tiempo para tomarme hasta un té, hago el check in y a esperar a que abran el embarque. Se hace bastante pesado porque no te dejan acceder a la zona de embarque antes de 20 minutos para el despegue y la terminal provisional no es nada cómoda. La espera para pasar el escáner se hace larga.

DSC_0774
Atardecer en Luang Praban.

Pero consigo llegar a Luang Prabang. En un vuelo de solo 25 minutos con Lao Airlines a medio completar. Esta compañía no permite el check in online, de ahí que temiera por no llegar a tiempo.

Cojo un taxi por la misma tarifa fija que tenían en Vietnián y que se coge en el mostrador en las llegadas, y llego al hostel, el ThaViSouk Hostel. Parece limpio y cuidado. Los compañeros de cuarto son majetes y del personal, solo una chica habla inglés, pero el resto son muy graciosos porque se ponen nerviosos al no saber explicarse. Pero lo que más me ha llamado la atención es que, mientras todas las habitaciones tienen su baño, los lavabos son comunitarios y están junto a las mesas donde se sirve el desayuno.

Para mañana he cogido una excursión a unas cascadas por 50000LAK que espero que estén bien y me de tiempo por la tarde a ver lo que tenga la ciudad, porque es también el único día entero que paso aquí.

DSC_0750Ahora cenando en un italiano llamado Coconut Pizza, en la terracita, bastante agradable, la comida está rica y con poca gente, aunque la ciudad se nota que es de lo más turístico de Laos. Está llena de restaurantes, tiendecitas y complejos hoteleros.

Veremos que tal mañana.
IG: llopis_ig

FB: Viajes al infinito

PD: Me ha escrito mi colega inglés por Facebook. Me ha contado que la gracia del pinchazo le ha costado 700000LAK (unos 85€). Hablaré con él y le pagaré la mitad, podía habernos pasado a cualquiera.

 

Más enlaces relacionados con este viaje:

A por el viaje de mi vida: 2 meses, 10 países.

San Petersburgo, ¿la Venecia del norte?

Etapa 2: Adiós San Petersburgo, hola Moscú… y su hotel

Etapa 3: Pekín. Capado en el país del escupitajo

Etapa 4: Seúl y sus palacios.

Etapa 5: Vientam. Hanoi, donde conseguí mi primer millón.

Etapa 6: Camboya. Angkor directa al top. Parte I.

Un comentario en “Lo que faltaba por hacer… y se pinchó una rueda.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s