S-21, otra muestra de crueldad humana.

02Dec2017. Hasta siempre Angkor, gracias.

Si el otro día contaba que había visto una de las exposiciones que más me habían impresionado cuando visité el Museo de los Vestigios Vietnamitas, hoy he visto la prisión de Tuol Sleng, antiguo instituto convertido, hoy en día, en un museo dedicado al genocidio que se llevó a cabo allí durante el régimen de los , que gobernaron el país con mano de hierra desde abril de 1975 hasta enero de 1979, y que ha sido de los sitios más emotivos en los que he podido estar. Ni siquiera Auswitch me había conmovido tanto, quizá por lo familiar que nos parece y lo metido que está en la cultura popular.

DSC_0419
Aulas convertidas en salas de tortura.

Pero antes de entrar en profundidad en este emocionante lugar, contaré brevemente el viaje desde Siem Reap.


Viaje

Deje el hotel tempranito donde me dan otra botellita de agua como cuando llegué, es un detallazo. Me organizan también el traslado al aeropuerto en tuk tuk por 7$, aunque me lleva a la terminal de vuelos internacionales, cuando se lo comento me lleva a la de viajes domésticos, pero veo que no hay cafeterías así que me vuelvo a la internacional a desayunar, primero en un sitio de comida local que no me convence y luego a tomarme un té y una napolitana en una conocida cadena de cafés.

Hoy toca volar con Bassaka Air, una compañía local bastante joven. Facturo la maleta y media hora después de despegar ya había llegado a Nom Pen. Capítal de Camboya y con una población estimada de unos 2 millones de personas.

DSC_0421
Cama donde se torturaba, en la pared hay una fotografía del cuerpo tal y como lo encontraron.

No consigo que ningún tuk tuk me lleve por lo que quiero pero al salir de la terminal consigo que me traigan al hotel por 7$, aunque tarda una hora, casi el doble que el vuelo. El hotel Base Villa está bastante bien, con piscina y restaurante, aunque la habitación es muy oscura ya que están en obras, pero están limpias y de momento soy el único en ella. Como una hamburguesa, que estaba bastante rica, y me pongo en camino.

Mientras voy al cajero, me parece que la temperatura es más agradable que en Siem Reap. Aunque el golpe en la comisión del cajero es mayor, está entre 4 y 6$ en los cajeros que he probado en Camboya, y aunque a penas me he traído efectivo porque para dos meses es mucho, tampoco veo muchas casas de cambio.


Museo de los crímenes genocidas ”Tuol Sleng”

La entrada cuesta 8$ e incluye audioguía, que me parece carísimo antes de entrar, pero luego leo que hacen campañas de integración y de memoria de los acontecimientos que allí se vivieron.

DSC_0422
Normas que tenían que cumplir los prisioneros.

Este antiguo instituto fue un centro de detención de máximo secreto dentro de una red de otros 200 que había por Camboya. Por aquí pasaron entre 12000 y 20000 personas, de las que solo sobrevivieron 12.

Para detenerlos la prueba definitiva era el propio arresto, y las torturas sólo servían para confirmarlas mediante la una confesión firmada. Muchos prisioneros eran transportados tras las torturas al campo de Choeung Ek, donde finalmente eran asesinados. Intentaré visitarlo si tengo tiempo ya que se sitúa a unos 15 km al sur.

La audioguía comienza explicando que lo expuesto allí podría herir sensibilidades y que aconseja que si se es sensible se salga de los edificios y se escuche las explicaciones sentado. Y los bancos estaban llenos de gente…

DSC_0426

Una de las razones por la que esta cárcel nada pequeña pasó desapercibida es que apenas 3 horas después de la llegada de los jemeres a la ciudad, enviaron a toda la población al campo a trabajar en los campos de arroz, que esperaban fuera la principal actividad económica del país. Obviamente fracasaron, encerraron y mataron a todos los ingenieros confiando en que la intención sería más poderosa que la experiencia y sacrificaron millones de vidas (más de un cuarto del país) en esta actividad demencial.

Están expuestas 14 lápidas homenaje a los 14 cuerpos que el ejercito camboyano y vietnamita se encontraron torturados y asesinados cuando llegaron y a los que el ejército saliente no dio tiempo a eliminar como mucho otra documentación cuya falta impide identificar a la mayoría de las víctimas.

Hay salas con fotografías de víctimas, torturas y cuadros pintados por uno de los supervivientes. Entre esas víctimas había también extranjeros, uno de ellos daba nombres tales como Coronel Kentucky French Chicken como su superior, que los empleados de la cárcel apuntaban como reales en las confesiones del detenido.

DSC_0451
Señal que prohíbe hablar en algunas salas.

Durante toda la visita se respira una especie de emoción constante, la gente apenas habla y atraviesas las salas, edificios y jardines con un nudo en la garganta. Entre los detenidos había al menos 89 niños.

En el país existían prohibiciones como no cocinar o comer fuera de los comedores comunitarios o recibir y enviar correspondencia.

Parece ser que los nombres de la cúpula del partido eran desconocidos para la población, hasta que en 1978 se decidió que Pol Pot fuera la imagen como lo había sido Mao en China o Stalin en Rusia. Aunque el régimen estaba ya renqueante y mucha gente no conoció estos nombres hasta que estos no tenían el poder.

DSC_0458
Detalle de la silla que usaban para fotografiar a los prisioneros.

Era tal la paranoia que las imágenes del líder, en caso de romperse se tenían que enterrar y no destruir, y si no estaban contentos con el resultado, se mataba al artista y listo.

Pese a lo solemne del lugar, también te encuentras cosas curiosas, como un DVD de la película Tom Rider entre documentales sobre la historia del país.

Cuando estaba escuchando la última parte de la audioguía, miré el reloj y ya llevaba 3 horas allí, sin apenas darme cuenta, de lo mucho que te envuelve el sitio.

Parece increíble que gobiernos del Reino Unido, EEUU, Francia, Alemania, Australia y Canadá apoyaran este régimen y la ONU dejara que representara a Camboya hasta 1991, como un aliado en durante la guerra fría.

DSC_0471
Primera muralla que separaba la cárcel de la ciudad, no le faltaba detalle.

A la salida había también un superviviente de la cárcel promocionando su visita, pero no hablaba inglés. Ya fuera del recinto un hombre con el que estuve hablando un rato me invitó a una fiesta mañana porque venía su sobrino de España pero no me pareció que tuviera que aceptar.

En sitios como esta cárcel, y desgraciadamente como en otras partes del mundo, es imposible concebir cómo la humanidad puede llegar a estos extremos, y peor aún, que aún haya sitios donde actualmente se llevan a cabo atrocidades parecidas, porque peores es imposible.


Se acabó por hoy

Así que me dirigí al Monumento de la Independencia, situado en una rotonda, y junto a él hay un parque con el Monumento al Rey Norodom Sihanouk, conocido como el Padre de la Patria por conducir a Camboya a la independencia del imperio francés en 1954. Esta parte de la ciudad, ya de noche, está iluminado de una manera muy bonita con los árboles de colores alrededor de varios edificios oficiales y embajadas que hay en la zona.

DSC_0478
Monumento de la Independencia.

Y ya en el hotel en la barra de la piscina tomando un zumito y viendo el Barcelona-Celta con un camboyano, descansando para mañana aprovechar el único día entero que paso aquí.

Hasta mañana.

IG: llopis_ig

FB: Viajes al infinito

5 comentarios en “S-21, otra muestra de crueldad humana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s