Angkor, ¿la maravilla número 14? Parte II.

Etapa 6: Camboya. Angkor directa al top. Parte I.

01Dic2017. Estrenando mes en uno de los sitios más bonitos en los que haya estado como comenté ayer. Acabo de llegar al hotel y, por curiosidad, me he puesto a revisar la lista de maravillas del mundo moderno que se dio a conocer en 2007. Y para mi sorpresa estas son hasta encontrar Angkor:

  1. Cristo Redentor, Brasil
  2. Machu Picchu, Cusco, Perú
  3. Gran Muralla, China
  4. Petra, Jordania
  5. Taj Mahal, India
  6. Coliseo de Roma, Italia
  7. Chichen Itzá, México
  8. Torre Eiffel, Francia
  9. Torre de Pisa, Italia
  10. Kremlin, Catedral de San Basilio y la Plaza Roja de Moscú, Rusia ENLACE
  11. Ciudad histórica de Sanaa, Yemén
  12. Palacio de Versalles, Francia
  13. Alhambra, España
  14. Angkor Wat, Camboya

 

DSC_0245
13 sitios más maravillosos que este.

En la mayoría reconozco que no he estado, pero me extraña ver por delante al Coliseo, la torre Eiffel, Torre de Pisa, el Kremlin o Versalles, que creo sin tanto valor como Angkor. Y sólo dos puestos por encima de una obra que ni siquiera está acabada. Por supuesto, no resto valor a ninguna de ellas, todas son excelentes y merece la pena visitarlas.

Pero bueno, después de esta reflexión que no lleva a ninguna parte, relataré mi día, el último antes de trasladarme a Nom Pen, capital de Camboya.


Antes de Angkor

DSC_0237
En la urna central se ven las calaveras y los huesos.

Pese a no tener intención de madrugar, uno ya tiene la hora pillada y prontito desayunando y alquilando la bici en el hotel, por 6000KHR o 1,5$ por día. Y en camino de nuevo.

Lo primero que hago es ir a un templo camino al complejo, el Wat Thmei, donde lo más característico es una stupa que contiene los huesos y calaveras de víctimas del genocidio camboyano llevado a cabo por los jemeres rojos y el régimen de Pol Pot.

Es tanto lo que absorbe Angkor, que este templo es la única referencia a la negra historia de los jemeres rojos. A partir de mañana veré si es así también en la capital y es un evento que quieren olvidar o es algo aislado por la importancia que adquieren los templos en Siem Reap.

 


Angkor Wat

Vuelvo a pasar antes que nada a Angkor Wat. Construido en el s. XII por Jayavarman VII como comenté ayer. Es el mayor edificio religioso jamás construido y la base de la que emana toda la importancia del complejo. Es el epicentro de toda la actividad turística de la ciudad, y me atrevería a decir que del país. De hecho hay turistas que vienen hasta aquí únicamente para ver este templo y se van, desaprovechando, según lo veo, el resto de cosas que te ofrece. Fue el centro de la capitalidad del imperio Jemer hasta el traslado de esta a Bayon (otro templo del complejo).

DSC_0260
Grupo preparado para el baile típico camboyano, aunque con sueño.

Tenía la función de templo y de palacio real. Dedicado a Vishnu y representa al Monte Meru, el hogar de los dioses. Se compone de tres recintos rectangulares, en cuyo interior están las 5 torres que le caracterizan. Tras estar 45 minutos esperando para subir a la torre central de 42 metros, decido seguir la visita, pues calculaba que estaría al menos una hora más esperando.

Paseo por sus galerías y jardines disfrutando de cada rincón. Entendiendo que una visita a este lugar ya haría que cualquier viaje mereciera la pena.

Una buena manera de organizar una visita a Angkor, se me ocurre, que podría ser de 2 días al menos. El primero visitar los templos más conocidos un día entre semana para que haya menos gente y no quedarnos sin ver lo más emblemático, contratando un tuk tuk para que nos lleve de templo a templo. Y un segundo día alquilando una bici y dejándose llevar por los caminos y carreteras del complejo donde uno va descubriendo las pequeñas (y no tan pequeñas) joyas que nos podemos encontrar por el camino, así como disfrutando de la naturaleza que las envuelve y que iré contando.


De nuevo poniendo al límite el ”templómetro”

Cuando me saturo de gente y calor decido dirigirme al norte, a Phnom Bakheng. Esta pirámide construida en el s. IX contiene 108 torres de santuario. Actualmente está en peligro debido al gran número de turistas que atrae. A 1,5 km se puede contemplar Angkor Wat. Descendí por el camino de los elefantes, pues hay o había un paseo en elefante que te subía y bajaba a este templo, actualmente no he encontrado información al respecto.

DSC_0276
Dos de las 108 torrecitas de Phnom Bakheng.

Bajando me doy cuenta que la subida principal original estaba totalmente invadida por plantas, lo cual la vuelve inútil. Los caminos útiles están resguardados por árboles, lo cual se agradece pues el calor era insoportable.

Además en la colina se encuentra la huella de un pié de un Buda gigante que desapareció, siendo aún hoy en día un sitio donde acuden a rezar los fieles.

Conviene recordar que en cada templo te piden que enseñes la entrada así que es importante conservarla en buen estado para evitar problemas.

DSC_0308
Ofrendas en Bayón.

Antes de cruzar el foso paso por Prasat Bai y Prasat Tham Bay Kaek, dos templecitos en ruinas y me acerco a Baksai Chamkrong, otra de las joyitas no muy visitadas. Cruzo la puerta sur del recinto de Angkor Thom. Cruzar este puente es meterte en las películas de Indiana Jones o vivir con sorpresa como debió de ser descubrir esta maravillas. A sus lados se sitúan unas hileras de estatuas de personas que te llevan directamente a la puerta sur con gopuram presidido por una gran cara.

Al rebasarla se accede a Angkor Thom, otra de las antiguas capitales del imperio. El camino me lleva a Bayón. Que me ha parecido el templo más bonito junto a Angkor Wat. Igualmente visitado pero menos nombrado, por lo que creo que me ha sorprendido más. A diferencia de otros, fue directamente construido en estilo budista en el s. XII. Lo más llamativo es que todas sus torres y muros están decoradoss con 216 grandes caras, que desde fuera le dan un toque siniestro y estremecedor a la vez, sin restarle belleza.

El calor era insufrible a estas horas de la mañana, así que al salir y antes de continuar me tomo un smoothie en un quiosco de los que te encuentras en el camino, aunque este era un poco más moderno, montado en una ”foodtrack”.

Ya un poco menos sofocado continuo con la bici. Hay que resaltar y agradecer que durante todo el recorrido hay carril bici junto a la carretera que une los templos, la gente es super respetuosa y ni siquiera te pitan. Que en Asia, es de agradecer. También le daba cierto encanto la decoración puesta para el medio maratón que se celebrará el día 3, llena de carteles publicitarios y de pancartas, es otra forma de hacerte el camino más ameno pensando que estas en una vuelta ciclista.

DSC_0320
Terraza de los Elefantes.

Otra de las construcciones que alberga Angkor Thom es la terraza de los Elefantes, actualmente en ruinas, es una gran terraza decorada con este animal, y se usaba a modo de escenario para celebrar grandes acontecimientos. Enfrente se encuentran las 12 torres de Prasat Suor Prat, medio derruidas.

Y atrás de la terraza se sitúa uno de los templos que más me han sorprendidos por inesperado, Baphuon. Construido en el s. XI, se accede a él por un largo paseo que se encuentra entre dos piscinas, se sitúa encima de una base de 120 metros. Al encontrarse construido sobre arena, su conservación siempre ha sido problemática, como lo ha sido su reconstrucción desde que a principios del s. XX se derrumbase. Después de muchos años se ha conseguido remodelar y darle cierta estabilidad.

Tras él se encuentra Phimeanakas, bonita pirámide de tres niveles junto a la laguna artificial Sras Srei.

 

DSC_0324.jpg
Baphuon.

Me dirijo al este pasando de nuevo por la terraza de los elefantes y las torres de Prasat Suor Prat para pasar rápidamente con la bici a contemplar Wat Preah Vihear Bram Pi Lveng y Preah Ang Tang To Pagoda, ambos templos modernos donde la gente acude a rezar. Y me paro a comer una piña, un refresco y una botellita de agua que he conseguido regatear por 2$ (8000KHR) bajo la sombra de Thommanon, que se encuentra a norte de Chau Say Tevoda, en el que no he parado. El regateo me pareció buen negocio aunque estoy seguro que he pagado bastante más del precio real.

Sigo con la bici hasta Ta Keo, que solo rodeo montado sin llegar a entrar. De esta manera, pedaleando, es más impresionante, si cabe, aproximarte a los templos. Todos están rodeados de vegetación y conforme te vas acercando, esta se abre y te deja contemplar cada uno de ellos de una manera única, con el juego de luces que toque a esa hora del día, el encuentro con cada templo es mágico. En cambio en tuk tuk, es todo más frió, llegas directamente y no te da la bofetada de impresión. Este templo está también formado por terrazas finalizadas en 5 prasat o templos piramidales.

De repente me doy cuenta que tengo el pantalón negro. Es tanto el calor que hace que la goma del zoom de la cámara se está derritiendo y me está dejando restos de goma en pantalón y camiseta. No sé cuantas veces he parado a comprar agua.

DSC_0353
La naturaleza recuperando su sitio.

Más adelante en el camino llegamos al templo Ta Prohm, o templo de Tom Rider, por ser donde Angelina Jolie grabó la famosa película basada en le personaje del videojuego. Es de los más originales, y no por su arquitectura (que también) si no por estar totalmente invadido por árboles, que pese a destrozar su estructura original, es gracias a ellos que aún se puede mantener en pié. Está lleno de contrafuertes y de refuerzos. Las raíces de los árboles llegan a pasearse por encima de los muros. Y otros han crecido directamente en el techo. Uno de estos es el más famoso y la gente hace cola por sacarse la foto frente a él. Es también el templo donde más sensación de embotellamiento hay, al ser de dimensiones más reducidas.

De camino a Banteay Kdei, me doy cuenta que con el calor llevan un rato sonando las chicharras, con un sonido continuo que se te mete en la cabeza pero al que llegas a acostumbrarte. El templo actual está construido sobre otro anterior del que apenas se tiene documentación. Hay partes en ruinas y otras mejor restauradas.

DSC_0374
Banteay Kdei.

Vuelvo a la bici y rodeo Banteay Kdei para asomarme a la laguna Srah Srang, a su embarcadero con balaustradas de Naga (serpientes). Doy media vuelta con la bici a su alrededor, y veo que hay un caminito de tierra que me puede llevar al siguiente templo. Decido ir por él y para mi sorpresa, te sumerge en una aldea con sus casas dispersas entre campos cultivados y palmerales. Un entorno natural maravilloso por el que voy derrapando a causa de la arena. La gente me saluda al pasar, extrañados de que un turista haya entrado por ahí, llegando incluso a jugar con algunos perros que perseguían a la bicicleta. Sin darme cuenta me pierdo y no llego al templo, pero un camboyano me ayuda a encontrarme y llego a Bat Chum. Pequeño templo del s. X medio en ruinas, con sus tres torrecitas aún en pié.

Aquí solo estoy yo, y cuando digo solo, es que ni siquiera había un guarda pidiendo la entrada. Doy una vuelta al templo disfrutando de la soledad y vuelvo a la carretera principal, después de que en un control de entradas, el guarda me preguntara sorprendido de donde había salido, pues no se esperaba que hubiera dado tanta vuelta en medio de la nada por donde sólo van los habitantes de la aldea. Creo que si lo hubiera planeado no me habría salido tan bien.

DSC_0383
Campos de Camboya.

De vuelta a Angkor Wat, llego a Kravan temple, otra pequeña joyita a donde poca gente se acerca. Y al fin, vuelvo al símbolo del país, únicamente con la intención de ver se era factible subir a la torre central que esta mañana dí por imposible. La cola llegaba justo al mismo nivel donde me había quedado hacía unas horas, pero avanzaba más rápido, y como no tenía nada mejor que hacer, me quedé y conseguí subir junto a un grupo de españoles, que traían locos a un par de monjes que arriba estaban. Querían una foto pero no conocían que las mujeres no les pueden tocar, por lo que las huían y ellas les perseguían, era muy gracioso. Una vez que se lo comenté ya consiguieron su foto y tan contentas. No sé para que tanto revuelo para subir a la torre. Era magnífica y las vistas no estaban mal, pero también lo eran el resto del templo y no hacía falta esperar colas infinitas.

Esta vez había entrado por la puerta este, que está medio en ruinas, así que pasé de vuelta para coger la bici. Ya con bastantes menos turistas, encontré una mujer metida en el agua del foso lavando la ropa. Era hipnótico ver como se movía en el agua y frotaba la ropa mientras el agua, anteriormente inmóvil, dibujaba círculos con cada movimiento.

DSC_0411

Conforme me alejo de camino al hotel, sigo impresionado sobre cómo es posible que tales edificios sean prácticamente imperceptibles hasta que uno se acerca y la vegetación se abre camino. El propio Angkor Wat, es invisible a una distancia tan corta como es la que lo separa de la orilla exterior del foso. En cambio, cuando consigues cruzarlo, se presenta ante tí tras sus puertas y te da un golpe seco en la cabeza.

Como os podéis imaginar, es de las mejores experiencias viajeras que he tenido, y eso que no me suelen gustar los sitios tan de moda. He dejado numerosos rinconcitos sin ver por la falta de tiempo, pero si tienes más de 2 días para explorar, estoy seguro que se encontrarían impresionantes monumentos.


Y ya en el hotel descansando tras haber pasado por el super, donde he descubierto que se vende paracetamol, devolver la bicicleta, pagar mis deudas con el hotel para mañana salir tempranito al aeropuerto y de ver cómo tienen un colchón tirado en el hall algunas de las chicas a modo habitación y te reciben en pijama. He de decir, que la recepción está en el restaurante y que el edificio de las habitaciones se encuentra a su izquierda.

DSC_0407
Monjes rezando (y jugando con el móvil) en Angkor Wat.

Lo dicho, mañana otro desplazamiento y a continuar con esta experiencia.

Un saludo.
IG: llopis_ig

FB: Viajes al infinito

Un comentario en “Angkor, ¿la maravilla número 14? Parte II.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s