Quizás, 3 días en Ho Chi Min son demasiados.

29Nov2017. Desde el aeropuerto esperando para volar a Camboya, siguiente parada en mi viaje y donde pasaré el ecuador del mismo.

Ayer fue un día bastante ocupado pero a las cinco de la tarde estaba ya en el hostel y hoy no me he movido de allí, aprovechando para descansar y coger con ánimo la siguiente etapa. Digo que tres días son demasiado por eso mismo, porque en uno y medio, prácticamente había visto todo lo que merecía la pena. Seguro que algo me dejo cosas, pero estoy contento con mi estancia en Vietnam, pese a que creo que hubiera estado bien cambiar Hanoi y Ho Chi Minh por algún otro sitio más escondido, o no, quién sabe. Y he visto casi todo en ese tiempo porque todo cierra como tarde a las 17:00, si hubieran tenido un horario más amplio o abierto al medio día algunos sitios, no me hubiera hecho tanto tiempo. Y si en vez de ir andando, fuera en motocicleta aún menos.

DSC_1049
”Dame un cuarto de grillo y medio de gusanos, por favor”.

Me voy de Vietnam con buenas sensaciones pero algo alejadas de lo que esperaba, son parecidas a cuando dejé Pekín, en cuanto a que, pese a ser un país en teoría comunista, si no fuera por los símbolos y la propaganda no lo apreciaría. La gente parece tener libertad de religión e incluso de pensamiento, pues algunos vietnamitas no dudan en opinar de ciertos aspectos políticos. También se puede acceder sin problema a la red y usar aplicaciones como Facebook o Whatsapp, aunque no descarto que haya algunas webs capadas, pero yo no las he encontrado. Esto en China no pasaba. Por el contrario, me he encontrado con un país mucho más moderno de lo que esperaba y donde no se ve tanta miseria como puedes ver en India. Por no hablar de lo super turístico que se ha puesto, al contrario de lo que me ha pasado en otras partes del viaje, aquí en todo momento estás rodeado de viajeros. Supongo que viajar también es esto, romper con las ideas preconcebidas y aprender de lo nuevo que uno se va encontrando por el camino.


Pagodas de Ho Chi Minh

Empecé por las 3 pagodas que tenía cerca del hostel, de lo poco que había a menos de dos kilómetros, dentro del barrio chino de la ciudad. Por cierto, de lo que más me ha gustado en Saigón.

La primera de ellas era la pagoda de Phuoc An Hoi Quan, construida en 1902 por la población china, probablemente la más bonita de las tres, con sus columnas rojas con letras doradas y decorada con azulejos verdes en los techos.

DSC_1053
Pagoda de Phuoc An Hoi Quan.

La segunda pagoda fue la de Quan Am, con su tejado decorado con escenas en cerámica recrean historias tradicionales chinas. Además los colores resaltaban más porque la estaban pintando.

DSC_1059
Pagoda de Quan Am.

Y la tercera y última de esta trilogía es la pagoda Thien Hau, dedicada a la diosa china del mar. Es en la que más turistas había, y me hacía mucha gracia verlos imitando los gestos de los orantes a petición del guía, muy guiri todo. Estoy seguro que si les dicen que hay que ponerse a la pata coja mientras te tocas el dedo gordo del pié, lo harían.

DSC_1063
Mujer rezando en la pagoda Thien Hau.

La razón por la que las colocaría en el top de cosas que he visto en Vietnam, es porque se salen con sus colores y estatuas de todo lo que había visto hasta entonces. Abundan los colores llamativos como amarillos, rojos y naranjas. Las aureolas de las deidades son luces con estos colores que van apagándose y encendiéndose como nuestras luces de navidad. Y por supuesto, porque estaban llenas de ferigreses (sobretodo Quan Am) y esto le da un toque especial al quemarse el incienso cuyo olor se aprecia en cada esquina.


Visita a lo que me faltaba

Como no me apetece hacer otra hora y media andando como hice dos veces el día anterior, cojo un taxi por 100000VND. El taxímetro terminó marcando 93000 así que no me salió tan mal. Aún así tardamos casi media hora en recorrer los menos de 6km tal es el tráfico de la ciudad. Durante el trayecto me trago toda la conversación en vietnamita que llevaba el taxista con la mujer, lo único que supe a ciencia cierta es que, aquí, se habla muy alto.

Me dejó en el Palacio de la Reunificación o independencia (40000VND). Las taquillas cierran de 11:00 a 13:30 para almorzar pero el palacio continúa abierto hasta las 17:00. Este palacio llama la atención sobretodo por su decoración y arquitectura propia de los años 60, que en aquella época sería muy moderna pero ha envejecido fatal. Se muestran laas diferentes estancias, incluido un búnker y una galería de tiro, y destaca el salón donde se firmó la unificación del país en 1975.

DSC_1079
Palacio de la reunificación.

Había una excursión de mejicanos que debía de ser la más grande de la historia porque abarrotaba todo el palacio y los monumentos cercanos. Y se hacían notar. Salí del palacio y huí del gentío dirigiéndome al templo de Mariamman. Me tomo un zumo en Tropicland y como sushi en SushiTei para hacer tiempo ya que está cerrado de 11:00 a 13:00, el zumo con el calor siempre sabe bien y el sushi estaba muy bueno pero era poco más barato que en España, pese a ello ambos sitios muy recomendables. El templo procede de la tradición hinduista del sur de la India construido a finales del s.XIX dedicado a la diosa del mismo nombre. Resalta por sus colores llamativos que suman al amarillo y rojo, el rosa, azul y verde. Su gopuram (torre sobre la puerta) es el máximo ejemplo de ello. Es bastante didáctico encontrar las principales deidades hinduistas en estatuas con su nombre ya que son tan grande en número que es complicado saber quien es quien.

DSC_1087
Gopuram.

Y ya me dirijo a los últimos dos sitios que visitaré en Ho Chi Minh. Primero, el Museo de Historia, cuyo recibidor está presidido por un gran busto del líder comunista. Pese a estar en obras por cambio de exposición, es el museo que más útil me ha servido. Aunque el aire acondicionado lo tendrían estropeado, y que no tenía los mejores carteles explicativos que he visto, al menos, por primera vez, era asequible tener una continuidad seguir y enterarte de la historia de Vietnam. Algo que no había conseguido en ningún museo, por mucha excursión de niños que había que llenó el museo de alboroto. También tenía un pequeño teatro de títeres en un laguito que ofrecía funciones pagando una entrada a parte.

Enfrente se sitúa el templo de los reyes Hung, y ambos edificios están dentro del recinto del Jardín botánico y zoológico (50000VND), donde podemos encontrar, a parte de multitud de plantas que yo no sé apreciar, tigres blancos (en 2015 nacieron tres aquí), elefantes, leones, jirafas etc. que harán las delicias de los más pequeños, aunque había poca gente, junto con las atracciones de feria que también había.

DSC_1114 (1)
Tigres blancos descansando.

Tras dar una vuelta por el recinto, intento que un taxista me lleve al hotel pero no lo consigo.. Es cierto que si intentas coger un taxi en la puerta de las atracciones turísticas es habitual que los precios se incremente, pues si no te montas tú, habrá otro detrás que lo haga. Así que camino un poco y por los mismos 100000VND que a la ida, consigo que me lleven al hotel.

Los taxis más habituales y que la mayoría de los sitios te recomiendan son los blancos de Vinasun o los verdes de Mailinh, ambos están suficientemente limpios y los conductores correctamente vestidos con camisa y corbata. Aunque esta mañana me han traído al aeropuerto por 115000VND, solicitado a través de una aplicación que tienen aquí y es bastante cómodo y por lo visto más barato.

DSC_1076.jpg
Hombre vendiendo pajaritos frente a la pagoda Thien Hau.

Ya en el hostel, empezó a llover por lo que decido descansar para hoy. Fui a cenar y cuando volví estaban todos de cervezas y de charla en el hall, donde se puede fumar. Pero viendo como iban ya de felices y contentos, tras estar un rato hablando con la gente, decidí irme a la cama y llegar lo más fresco a Camboya y mañana empezar con lo que más me apetece del viaje.

Vuelo con Vietnam Airlines. He tenido que facturar la mochila y esperar a que pasara un control de seguridad que no había visto en mi vida. Sin saber si mi mochila lo había pasado pasé el control donde aquí, no te hacen tirar los líquidos pero sí descalzarte. Como unos noodles al que le han echado las partes del pollo menos comestibles y en una horita espero estar embarcando.

A ver qué tal se da la obtención de la VISA.

Mañana lo veremos.

IG: llopis_ig

FB: Viajes al infinito

4 comentarios en “Quizás, 3 días en Ho Chi Min son demasiados.

  1. Uauu sin palabras leyendo tu blog, da la sensación y tambien la imaginación de viajar a tu lado.
    Es una aventura que muy pocos serían capaces de emprender y la verdad que me tienes impresionada.
    Sigue disfrutando de tu viaje por el mundo en 60 días 🙂

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s