La Bahía de las Joyas.

22Nov2017. No era una excursión que tuviera planeada pero ayer estuve fijándome en los precios que las compañías ofrecían y que existía la posibilidad de hacer la visita en un día.

Así que al llegar al hotel, pregunté y por 55$ tenía la excursión hecha. Transporte, comida, entradas y visitas a un par de enclaves que otras compañías no ofrecen. El precio era algo superior al que había visto en otros lados pero incluía comida y visita a estos sitios. Ir por tu cuenta es también más barato pero dependías de un bus, buscarlo, llegar hasta allí y esperar colas para pagar la entrada. De esta forma, me quitaba de problemas y ahorraba tiempo. Inconveniente el de siempre, depender de horarios y del grupo.

Dicho lo cual, se me olvida que las distancias por este lado del mundo no se recorren en el mismo tiempo que en Europa, y los 180 km que lo separan de Hanoi, se recorren en 4 horitas.


BAHÍA DE HALONG

DSC_0597
Bahía desde el embarcadero.

Es una maravilla de la naturaleza proclamada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1994. Como he dicho antes, no pensaba visitarla, no porque no mereciera la pena, sino porque me quitaba bastante tiempo, pero ayer descubrí que Hanoi es más fácil y rápido de ver de lo que esperaba así que hoy me fui de excursión.

Me recogieron a las 8:00 y al autobús. El total de la excursión era de 16 personas y nos acompañaba un conductor y el guía. Este parecía un cachondo al principio con unas bromas que parecían graciosas, luego se convirtió en un pesado.

Antes de llegar nos hicieron la del guiri, era de esperar. Nos paran en una tienda preparada para vender souvenirs a los turistas a precios de oro. Al guía al menos le invitaron a comer, pero imagino que alguna otra contraprestación tendría el tour operador. Tras 20 pesados minutos continuamos.

DSC_0621

Para mi sorpresa, se sale de unos embarcaderos que parece más Marbella que Vietnam. Lleno de gente hasta las trancas, esperando a embarcar.

Cuando ya por fin, salimos, descubrimos la idílica imagen por la cual estaba aquello de bote en bote. No había a donde mirases que no hubiera al menos 4 barcos, pero eso no quitaba que me asombrase de las islas que quedaban delante de nuestros ojos, aunque lo que veíamos era sólo una muestra.

En la bahía de Halong existen casi 2000 islas o islotes que se levantan sobre el mar dejando al descubierto formas preciosas y maravillosos bosques sobre ellas. Una imagen de película, y eso que el día no ayudaba por el frío y las nubes.

Según cuenta la leyenda, fueron creadas por un dragón que escupía joyas en su lucha por evitar la conquista de los chinos. Cada una de estas islas es una de esas joyas.

DSC_0646
Uno de los marineros que llevaban nuestra barca.

Comimos en el barco, a toda prisa en mi caso pues no me quería perder el espectáculo de estar entre aquellas islas. Íbamos rumbo a nuestro siguiente destino.


Cueva sorpresa

Pese a que el guía iba a matacaballo y no explicó nada, el paseo que está montado dentro de esta gruta es bastante bonito. Está iluminado de una manera muy preciosista, llena de colores. Por supuesto había tiendecitas por todo el recorrido para que no te dejaras ningún souvenir por comprar.

DSC_0658
bahia Se puede ver la cantidad de gente que acude a este lugar.

Salimos de allí y fuimos a…


Isla Titov

Llamada así tras la visita del famoso astronauta ruso en 1962 (volvió en 1997 antes de fallecer en 2000). Tiene una playita y un mirador. Es una de las atracciones más visitadas de la bahía, así que subí al mirador tropezando con cientos de turistas que no podían subir más escalones. No me pude bañar por el frío que hacía.

DSC_0670
Estatua dedicada a quien da nombre a la isla.

Tras volver al barco pusimos de nuevo rumbo al embarcadero. Durante la vuelta apenas nos atrevimos a salir a la cubierta por el fría que el viento producía. Pero el rato que salí estuve hablando con un chico que me dijo que quería practicar inglés, y quién mejor que conmigo… me estuvo contando que nunca había salido del país, y estaba deseando vivir en Londres.

Hablando llegamos al embarcadero y de vuelta al bus para otras 4 horitas de vuelta. Durante el camino el guía me pidió el móvil para ver una cosa, se lo dejé, y empezó a descargarse una aplicación, con lo que le quité el móvil de las manos y le dije cuatro cosas, cuidadito con esas cosas que cogen confianza muy rápido.

DSC_0668
En la bahía hay varios barcos pesqueros que llevan estas barquitas para recoger y tirar redes.

La verdad es que me alegro de haber cambiado mis planes e ir a ver finalmente esta maravilla, pese a las horas de viaje.

Es verdad que para un día me parece una paliza y para dos, excesivo. Si bien, esta segunda opción te posibilita ver amanecer y atardecer en la bahía, lo que debe ser un espectáculo. También existen barcos que dan opción de hacer noche, pero no sé cómo de económico sale este tema.

Y ya descansando que mañana va a ser un día de mucho andar y conocer.

Un saludo.

Distancia: 5,46 km.

IG: llopis_ig

FB: Viajes al infinito.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s