Para el frio, museos

18Nov2017. Anoche ya lo pensé, pero aunque hoy ha hecho sol durante todo el día, no he cambiado de planes. La razón… un frío de mil demonios y con viento. Así que mi plan continuó siendo le mismo. Visitar museos.

Las distancias son grandes en Seúl, así que decido coger el metro. No es difícil de manejarse pero hay muchísimas paradas y muchísimas lineas y es complicado encontrar las paradas en el plano del metro, pero con tranquilidad y paciencia todo se consigue. Aún no me he perdido.

DSC_0517
Lost in the subway.

Al cogerlo esta mañana un señor mayor de información se acercó a mí y con su inglés me preguntó. El pobre se hizo más lió que yo pero le dejé hacer, tal era la amabilidad que demostraba. Al final le dije que en inglés encontraríamos la estación en la pantalla para comparar el billete y creo que fui yo el que le ayudó a él. Pero son tan simpáticos que no molesta que pierdas el tiempo.

También fue muy amable una chica, que al verme perdido en un trasbordo, vino y se ofreció ayudarme. Y al fin en el vagón adecuado. Aquí son bastante amplios, y hay que recordar no tirar el ticket ya que al comprarlo se paga una fianza de 500KRW que te devuelven dejando el ticket en una maquina. Existen también tarjetas recargables con cierto descuento pero a mi no me compensaba para la cantidad de veces que lo voy a coger, ya que no te devuelven esa fianza y la devolución hay que solicitarla en alguna tienda acreditada para ello. Además en el metro existen armarios con material para emergencias, desde mascaras antigas hasta botellas de agua.


Museo Nacional de Korea

La primera parada del día fue el Museo Nacional de Korea (gratis), donde la chica de información me volvió a demostrar lo agradables que son. Soy muy pesado, pero me alegra mucho encontrar hoy en día a gente que son capaces de perder su tiempo para ayudar a los demás en circunstancias habituales en el día a día. Me recomienda que vea la primera planta donde se muestra parte de la historia de Corea. Y eso hice.

DSC_0424
Museo Nacional de Korea.

El museo me pareció magnífico, en un par de horas hice un repaso de la historia de Corea sin darme ni cuenta. Desde la prehistoria hasta final del imperio en 1917. Las salas te van llevando sin ningún esfuerzo a través de los siglos para poder hacerte una idea del desarrollo del país. Algo que se agradece ya que la mayoría de las cosas quedan ajenas a la historia que tenemos en la cabeza.

DSC_0429
Pieza de un Buda en el Museo.

Una pena no disponer de más tiempo y poder disfrutar de las demás salas y ver como las guías explican a pequeños grupos de niños, me hacía mucha gracia la forma de hablar y la gesticulación.


Memorial de la guerra de Corea

El segundo museo (gratis) era este memorial dedicado a la guerra de Corea que devastó el país de 1950 a 1953 tras la invasión norcoreana, la invasión de Seúl y la firma de alto al fuego que dejó un país dividido en dos.

DSC_0430
Memorial museo de la guerra.

Los jardines ya son parte del museo, donde resaltan el memorial a los caídos y la Estatua de los hermanos. Junto a ellas también se puede ver una colección de aviones, barcos y cañones usados durante la guerra, junto con murales con los nombres de los fallecidos durante la misma.

DSC_0432
Estatua de los hermanos.

Una vez dentro todo está dirigido a homenajear a las victimas y los recuerdos de un país separado. Solo pude ver las salas de la primera planta y me impresionó lo que tuvo que ser aquella guerra fratricida, de la que hace algo más de 60 años. Si nosotros estamos aún con heridas de hace 80, es difícil imaginar las que tienen esta gente con el país aún limitado por una frontera interna.

La exposición es bastante didáctica e interactiva con carteles en varios idiomas y, algo que me gustó mucho, bastante concisos, sin perderse en detalles. Si bien detecté cierto lado propagandístico en ella, es una muy buena exposición para hacerse una composición de lugar e intentar acercarse a aquellos días en las vidas del pueblo coreano.

DSC_0435
Placas de mármol con los nombres de los muertos, surcoreanos y extranjeros.

Resto del día

Leeum Samsung Museum of Art. Este pequeño museo tiene valiosas piezas de arte de diferentes siglos y contemporáneas. Es interesante por el edificio en el que se encuentra. Un museo bastante elegante, al estilo minimalista. El único problema es que son algo estirados en el trato y en las formas. Tampoco dejan echar fotos. La entrada son 10000 KRW, pero posiblemente, viendo lo que tenía (bueno pero escaso) y el precio, si no llega a ser porque los otros eran gratis, no hubiera entrado.

DSC_0444
Leeum Samsung Museum.

Para terminar el día decidí acercarme al parque olímpico. Fallo. No solo porque era de noche y hacía un frío brutal en un espacio tan abierto, sino porque en la estación Olympic park no se encuentra el estadio olímpico así que me tuve que contentar con echar una foto a la instalación acuática usada en los JJOO de 1988. De día hay museos y esculturas divididos por el parque.

Y con esto se acabó por hoy. Estoy viendo Forrest Gump con el dueño del hostel y con la chica de recepción mientras el gato se pasea por la mesa donde desayunaremos mañana.

Un saludo.

Distancia: 14.93 km.

IG: llopis_ig

FB: Viajes al infinito

2 comentarios en “Para el frio, museos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s