Frontera: La división de una nación

19Nov2017. Hoy fue un día bastante especial. Una experiencia inesperada que ha merecido la pena en una mañana heladora.

Anteayer mirando en Internet me acordé que cerca de Seúl (55 Km) se encuentra la frontera que separa el país. Una franja de 4 km de ancho en la cuál no se realiza actividad alguna, que se ha convertido en una especie de paraíso para la vida salvaje, en cuyo río no se lleva a cabo ningún tipo de explotación. Río que algunos intentan cruzar a nado en busca de un futuro mejor, y en caso de no conseguirlo les espera el castigo de su gobierno.

DSC_0442


DMZ (Demilitarized Zone)

Reservé esta excursión con un tour operador, de otra manera es imposible ir (55 KRW). Es impresionante la cantidad de valla y alambre de espino que rodea cada rincón de esta zona. Durante el camino el guía nos va dando una serie de datos que parecen parte de la propaganda en la lucha que existe en el país para conseguir una unificación que a día de hoy y hasta la muerte de Kim Jong-un parece lejana.

Tras acabar la II GM el país quedó dividido en dos. Una parte fue tutelada por los soviéticos y otra por los estadounidenses. Cuando en Junio de 1950 Corea del Norte invadió a su hermana del Sur con la ayuda de la URSS y de China esta división jamás se ha podido superar y aún hoy pesa sobre los habitantes de ambas Coreas. Esta guerra continuó hasta 1953 cuando se firmó un armisticio, que según dicen, no puso fin a la guerra sino que fue un alto al fuego momentáneo, con numerosas provocaciones por parte del Norte.

DSC_0442

Entre los datos que nos comentó están que solo el 15% de la población norcoreana tiene acceso a la electricidad, que estos son más bajitos que en el sur debido a la mala dieta y que parte de los pueblos que veremos desde la distancia son falsos, hechos únicamente con afán propagandístico desde el gobierno de Pionyang.

Monumentos a la unificación

La primera parada del bus es a un paso donde se encuentran varios monumentos que piden la unificación del territorio peninsular. Los tres más significativos son la Campana de la Paz, donde jugaban unos niños, un tren que fue detenido en ese mismo lugar cuando estalló la guerra y que espera poder terminar su trayecto y el puente que unía ambas Coreas a través del río Injin.

DSC_0460
Tren abandonado durante la guerra.

Tras volver al bus, ya que el ejercito tiene establecido un tiempo para cada grupo en cada estación de la visita, pasamos un control de pasaporte, donde un militar que presta el servicio obligatorio entra en el autobús y revisa los pasaportes uno por uno. El guía nos cuenta que en el Sur el servicio militar es obligatorio por 21 meses para los hombres aunque se ha ido reduciendo con el tiempo, y que en el Norte es de 10 años para hombres y 7 para mujeres. Este control se pasa otra vez a la vuelta.


Túnel número 3

El ejercito surcoreano ha descubierto 4 túneles que se estaban construyendo por el contrario para una posible invasión. El gobierno teme que haya más. El primero se encontró en 1974 y el último en 1990, cada uno nuevo iban ganando en sofisticación.

Se permite visitar el número 3. Pero antes pasamos por una especie de exposición donde se explica la organización de la zona y se ve un vídeo donde resaltan la vida que se ha abierto en esta zona donde el hombre no pone sus pies desde hace más de 60 años.

DSC_0462

Sin cámaras ni mochilas, se accede a través de un túnel amplio hecho para este propósito que llega al punto final del original. Un túnel de más de kilómetro y medio de no más de 1,70 de ancho y bajito, algunas zonas de 1,55 m, de los cuales se recorren los últimos 265 siempre con un casco puesto y pasando a través de refuerzos que evitan que se desplome. Es grande la sensación de claustrofobia cuando caminas por el húmedo pasadizo. Es inimaginable cómo lo construyeron a base de dinamita y como tendrían que volver para despejar de escombros y poder continuar. Volver de nuevo puede ser algo duro si no se está acostumbrado, recomiendan que gente con problemas respiratorios no bajen, ya que el túnel que comunica con la superficie es una cuesta de uno 450 m.


Frontera

Después del túnel visitamos un mirador al borde de la zona desmilitarizada. Donde se observa lo más cerca posible la frontera. Este mirador tiene unos prismáticos (500KRW) desde donde se puede ver con más detalle desde un par de pueblos habitados, a los famosos pueblos falsos. También se supone que se ve unas estatuas de los líderes norcoreanos, pero yo no lo conseguí. Los que sí conseguí, fue escuchar los eslóganes que se lanzan unos a otros, a cada cuál más alto.

Llama la atención que en cada parada del tour haya tiendas donde adquirir souvenirs, convirtiendo esta zona en una lucrativa atracción turística, personalmente, me parece algo triste. Más aún, cuando el gobierno norcoreano organiza su propio tour muy parecido tras tener conocimiento del del Sur.

DSC_0466
Frontera entre los dos países.

Sobrecoge ver la diferencia entre uno y otro lado. En el norte casi pelados de árboles, y en el sur todo lleno de ellos. Hace reflexionar cómo se puede llegar a este punto de locura, en el que el mismo país con los mismos sentimientos y cultura, no puedan tener relaciones sus gentes y vivir de maneras tan dispares. Y la gente, familias separadas, que sufre esta situación es la que menos culpa tiene de ella. Una separación artificial llevada a cabo por los triunfadores de la guerra mundial.


Etación de Dorasan

Aunque a estación llegan a diario 4 trenes procedentes de Seúl, esta estación está sin uso alguno. Construida por los japoneses y luego destruida por ellos mismos, se volvió a rehacer en 2002, cuando las relaciones entre los países estaban algo mejor que ahora. De aspecto moderno es un proyecto realizado con la esperanza de que algún día puedan realizarse viajes de ida y vuelta entre los dos países, y más lejano aún, llegar a unir ciudades de un único país. El letrero que dice ”TO PIONYANG” está preparado y esperan a seguir el ejemplo que marcó Alemania tras la caída del muro.

Es poético constuir una estación esperando a que en un futuro pueda funcionar.

DSC_0479
El cartel de la esperanza.

Existe otro lugar que merece la pena visitar pero que no pude ya que reservé con poca antelación y es el tour más demandado. Es la visita a JSA (Joint Security Area). Está formada por una serie de edificios enfrentados donde en medio se encuentran 3 pabellones azules. Se encuentran justo encima de la línea fronteriza, siendo el lugar donde se encuentran los delegados de ambos países. Dentro de ellos es el único sitio donde se puede traspasar la frontera entre los dos países, y únicamente dentro, excluyendo los pasillos entre los pabellones.

Y pensar que casi me pierdo esto en mi viaje…


Resto del día

Llegando a Seúl, nos hicieron la trampa del turista. Nos metieron en un taller de amatistas, pero me lo pensé mejor y me fui antes de entrar junto con dos chicos que había conocido en la excursión. Comimos y uno de ellos se fue a dormir la siesta mientras el otro decidió unirse a mi ruta.

DSC_0481
Asamblea Nacional de Corea.

Estando en el distrito de Yeouido donde se encuentra la Asamblea Nacional, cámara legislativa del país, y Donald Trump posee varias torres, decidimos ir a una de las torres más altas de la ciudad y subir a lo alto de la 63 Square, pero nos equivocamos (algo que no supe hasta mucho después) y a la que subimos fue a una torre al lado con dos restaurantes que estaban cerrando y no pudimos contemplar las vistas.

DSC_0487
Torre Trump en primer plano, y 63 square de color bronce.

Tras el éxito fuimos al Noryangjin Fish Market. Un mercado donde se vende pescado. Mereció la pena acercarse, pues los cientos de puestecitos que lo venden poseen acuarios donde puedes ver a varias especies acuáticas nadando vivas hasta que son compradas, también ves a pescaderos preparando sushi, pulpos saliendo de los barreños donde los guardan, pescaderas ofreciéndote su producto etc. Está lleno de gente y ha sido una alegría encontrarse con esto donde, por supuesto, eramos los únicos extranjeros. Una sorpresa.

DSC_0511
La división de un país.

Mañana dejo Corea del Sur camino a Vietnam. Con ganas.

Un saludo.

Distancia: 17,32 km.

IG: llopis_ig

FB: Viajes al infinito

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s