Auténtico Pekín.

14Nov2017. Un día más en la capital china, hoy empezó el día no pudiendo entrar en el mausoleo de Mao, ya que se me olvidó el pasaporte al dejar todo en la habitación, porque no dejan entrar con mochila o cámara de fotos. Así que fui a echar unas postales como suelo hacer y a desayunar al Starbucks antes de poner rumbo al Parque del Templo del Cielo.

DSC_0851 (58)
Pekín, frente el Pearl Market.

La calle peatonal donde estaba situada la oficina postal se llama Qianmen y es muy agradable pasear a primera hora con las tiendas abiertas y empezando la vida, el sol brilla en la calle y en los carteles de los comercios con sus letras doradas. Cada fachada tiene una placa con una foto donde aparece esa fachada como era antes, en fotos antiguas.


Templo del Cielo

Una de los sitios que más me han gustado de Pekín. En este parque es muy apaciguador pasear aunque hoy no ayudaba el frío. Pero es muy verde y es como entrar en un apartado de la ciudad donde no hay tanta gente ni tanto ruido. La entrada combinada sale por 28 CYN e incluye todas las atracciones del parque, ejemplos de arquitectura Ming, la mejor opción sin duda.

La primera es el Salón de la Oración. El edificio más famoso del complejo, un templo sobre una terraza de mármol construido en 3 niveles.

DSC_0851 (66)
Salón de la Oración.

Le sigue el muro del eco, una estructura circular con un templo central. Se supone que si hablas al muro, otra persona situada al otro lado podrá escucharte y responderte. No lo probé, así que no lo pude demostrar.

Más adelante se encuentra el Altar Circular, un precioso y amplio altar de mármol en tres niveles. También se supone que desde el centro del altar, si se habla, el sonido rebota en la balaustrada y vuelve a ti. Tampoco lo comprobé.

Por último, está el Fastin Palace y el jardín de las 100 flores. Para el primero hay que enseñar el pasaporte y en el segundo, yo no vi ninguna de las 100, el frío no lo permitía. Aunque no son lo más bonito del parque, ya que estás en él pues se ve.

DSC_0851 (73)
Foto desde el Altar Circular, al fondo el Salón de la Oración.

Si no se ha sacado la entrada combinada, se tiene que pagar una entrada de unos 20 CYN en cada uno de los sitios, por lo que es mejor pagar la entrada completa.

Una de las cosas que he observado estos días es que siempre tienen dos papeleras juntas, una para desechos reciclables y otra para los que no lo son. Aunque no creo ni que los chinos sepan a qué se refieren con desechos reciclables… ¿todos juntos y luego los separan? Me extraña.

DSC_0851 (71)
Hombre intentando comunicarse con su amigo a través del Muro del Eco.

Un camino entretenido

La siguiente parada quedaba bastante lejos para ir andando, pero decidí acercarme un poquito ya que en el camino había algunas cosillas, que también podía visitar.

La primera fue el Pearl Market, famoso mercado que hace las delicias de los turistas, pero cuando entré, nada que ver con su nombre. Es una especia de centro comercial como los nuestros, nada de perlas, salvo algún puestecito o tienda de productos de lujo. Compré un pen drive que me hacía falta y la tapa del objetivo de la cámara que había perdido, y que tampoco saqué mucho más barato que en España. Aquí, en Pekín, el regateo no funciona como en otros países, puedes sacar algo pero en general no son tan esplendidos a la hora de bajar los precios.

Continué yendo hacía el norte, cruzando unos bloques de pisos que eran infinitos, no sé cuanta gente podría vivir en ellos, llegué al templo del Fuego. Nada que resaltar, en un patio se encuentra este pequeño templo que no llama la atención.

DSC_0851 (88)
Pisos tras el Templo del Fuego.

Más al norte aún, llegué a las ruinas de la Muralla Ming. Situadas en un estrecho parque construido para albergarla, los únicos restos que se conservan de los 24 km originales. Gran parte de ella se destruyó en los 60 para construir nuevas avenidas y el metro. En el extremo este del parque se sitúa la torre de la Esquina Suroeste, la única torre que se conserva, totalmente reconstruida.


Templo de los Lama

Este templo (25 CYN), aún en funcionamiento como tal, ha sido el primero que he visto con budistas rezando en él. Mezclados con turistas, los feligreses queman incienso a las puertas de los templos como parte de sus rezos, acto copiado por los turistas.

Tengo que decir, que muchos de estos turistas se comportaron de manera reprochable. No solo porque hacían fotos donde estaba prohibido, algo que hemos hecho todos, si no porque para buscar esa foto ocupaban el sitio de la gente que estaba acudiendo a su centro de culto, incluso hubo algunos empujones. Cuando veo actitudes como esta me pregunto que pensaríamos nosotros si un chino se pone delante del cura mientras da misa o empuja a la gente que reza en sus bancos. Hay que tener un poco de educación y respeto en estos lugares, no todo vale para sacarse un mejor selfie…

DSC_0851 (103)
Dejando el incienso tras el rezo.

Continuo. Este templo es el más importante para los budistas pekineses. Antiguo palacio imperial, fue convertido en templo en 1744. Está compuesto de muchos templecitos y salones como aquí es habitual con hermosas imágenes de Buda y estantería llena de papeles enrollados que hacen de libros, en cuyas estanterías la gente introduce billetes a modo de ofrenda.

Entre los pabellones más destacados se encuentra el pabellón Wanfu. El último de los pabellones contiene una estatua de 18 m de Maitreya, que posee el record Guinness por ser la estatua hecha de un solo tronco de sándalo más grande del mundo. Es ciertamente impresionante, ya que el sitio donde está enclavada ayuda.

El salón lateral este expone varios budas de color azul y dos enormes canes. Los budas están parcialmente tapados para ocultar las posturas tántricas.

DSC_0851 (117)
Tsongkhapa.

Otro pabellón llamativo es el de la Rueda de la Ley, que contiene una estatua de Tsongkhapa, fundador de una de las sectas del budismo tibetano. Situada en medio de la sala bajo un tragaluz que le confiere una luminosidad especial. A su lado un trono donde se sentó el Dalai lama cuando visitó el lugar.


Resto de la jornada

A unos pocos metros del templo de los lamas se encontraba el templo de Confucio y la Academia militar (30CYN). Es el segundo templo dedicado al filosofo más importante de China. Un sitio lleno de tranquilidad que, apenas, estaban visitando un par de grupos del inserso Chino y de colegios.

Un kilómetro al este al oeste se sitúan dos torres (30 CYN combinada) enfrentadas en los extremos de una plaza. La torre de la campana, donde se encuentra una gran campana de 7 m.

DSC_0851 (152)
Vista desde la Torre del Tambor.

Cruzando la plaza se encuentra la torre del Tambor. Construida originalmente en 1272 fue el corazón de la antigua Dadü, capital mongola. Un incendio la destruyó y se rehízo en 1420, es en la que se basa el diseño de la actual. Tuve suerte y llegué justo cuando empezaba una demostración de tambores, era la manera en la que se daban las horas cuando esta torre hacía las veces de reloj.

Ya de noche, con casi todo cerrado, pensé en coger el metro y acercarme al recinto olímpico. Quería entrar a ver la piscina, pero costaba entre 110 y 140 CYN dependiendo del circuito que quisieras hacer junto al estadio olímpico. Lo consideré excesivo y sólo vi las instalaciones desde el exterior. Igualmente impresionantes. La iluminación del recinto acuático era espectacular. Como también lo era el estadio olímpico, Nido de Pájaro, cuya estructura me pareció la más sorprendente que he visto para un campo de fútbol. El paseo está ambientado con música que lo hace muy agradable, aunque el viento era helador. Merece la pena a contemplar ambas instalaciones.

DSC_0851 (168)
Nido de Pajaro.

Hoy ha sido un gran día por todo lo anterior. Estos días había visto un Pekín turístico, lleno de gente de fuera de la ciudad, pocos guiris había, pero visitar las principales atracciones turísticas conlleva una serie de inconvenientes, como la desnaturalización de la vida corriente de la gente. Hoy, pese a que también estuve en sitios conocidos, están un poco más apartados del centro y no he visto extranjeros, se respiraba un ambiente más auténtico por las callecitas más modestas lejos de los sitios de mayor interés turístico. He visitado templos donde muchísima gente rezaba sin problema alguno. Parece ser que el gobierno ha relajado sus medidas anti religiosas por el que se caracterizaba al principio del régimen y, actualmente, permite cierta libertad religiosa, o al menos, esa sensación me daba.

También me fijé en que por las callecitas que me movía hoy, las casas no debían de tener baño propio y la gente usa unos baños públicos que existen en todas estas calles. Como también me he dado cuenta que los chinos están mucho más enganchados al móvil que nosotros, en el metro el 95% estaba trasteando con el móvil, porcentaje que en los templos visitados incluía a los monjes.

Lo dicho, gran día y ya descansando, mañana volveré a intentar entrar en el Mausoleo y me acercaré al palacio de Verano.

Un saludo.

Distancia: 34,26 Km.

IG: llopis_ig

FB: Viajes al infinito.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s