Y anduve sobre una de las maravillas del mundo.

13Nov2017. Hoy tocaba acercarse al monumento, posiblemente, más emblemático de China. Corre la leyenda de que es el único monumento que se ve desde el espacio, pero es falso. Creo que la de lo poco que se ve desde el espacio son los invernaderos de Almería.


La gran Muralla

Declarada una de las siete maravillas del mundo moderno en 2007, esta larguísima muralla tiene una longitud de más de 8000 km. Su origen tiene más de 2000 años de antigüedad y empezó siendo una linea defensiva contra los mongoles, aunque hace bastante tiempo que no tiene utilidad alguna, salvo la turística actual.

DSC_0851 (7)
En invierno, los alrededores se cubren de verde.

Ha sido construida por cuatro dinastías diferentes de emperadores, desde los Qin, pasando por los Han, los los Jin y, finalmente, los Ming para protegerse de Gengis Kan. Aunque la imposibilidad de una linea realmente continua, hizo que en 1215 el gran Kan entrase en Pekín derrotando a la dinastía Ming, pese al del millón de soldados que se dicen se apostaban en ella.

Y empezó su desuso y declive, hasta 1984, cuando le gobierno se hizo cargo de la reconstrucción, aunque en su mayoría sigue estando en estado ruinoso.


Excursión

Finalmente, contraté una excursión (280 CYN) con el hostel, ya que la muralla está a las afueras de Pekín y llegar en autobús puede ser algo complicado y pesado por el tema del idioma y no conocer la red de autobús de la ciudad. Además, esta opción incluía: trayecto, entrada, guía y comida.

DSC_0851 (10)
Las subidas y bajadas son una constante.

El trayecto se hizo rápido pese a tardar 3 h, ya que salimos a las 6:30 de la mañana y fuimos recogiendo a gente por diferentes hoteles. Antes de llegar, el gobierno obliga a los turistas a pasar por una calle comercial de unos 500m, tras lo cual, te vuelves a subir al autobús para llegar a la entrada para la subida. También recomiendan comprar el pasaje en el teleférico. La guía nos comentó que se tardaba 40 min andando y que no merecía la pena. Tras mucho insistir en que yo subiría andando (no sé si se llevará comisión del teleférico), conseguí que la guía, que tampoco era una maravilla, me diera la entrada y empecé la subida.

Nada de 40 min, tardé menos de 20 y me dió tiempo de sobra a llegar andando a la zona hasta donde se podía acceder, tras ella empezaba un tramo en peores condiciones y ya no me daba tiempo. Estuve en total unas 3h en la muralla, más que suficiente, quizás excesivo. Hay que reconocer que es impresionante pensar la de recursos que tuvieron que invertir en construirla. Precisamente, por eso, puede que se me hiciera pesado, porque lo más interesante es lo que no se ve, su historia y el impacto en todo el territorio chino que supuso su construcción y lo que, hoy en día, supone su conservación. O puede que el tramo en el que estuve no fuera el más espectacular, Mutianyu.

Otra cosa a tener en cuenta, es que los tramos de subida pueden hacerse duros si no estás un poquito en forma. No hay que ser un atleta pero no se hace solo con levantarte del sofá.

DSC_0851 (14)

La comida que nos dieron no estaba mal pero era escasa. Nos sentaron a los miembros de la excursión en diferentes mesas redondas con una tabla central que al girar te colocaba la comida para que fueras cogiendo. El precio de la cerveza, 30 CYN, sí me pareció excesivo. Comimos y al autobús, desventajas de ir en grupo, adaptarse a los horarios estrictamente.

Durante el trayecto estuve hablando con una pareja malagueña con la que he quedado para cenar, sin forma de comunicarnos a ver cómo nos apañamos (problemas del primer mundo). Y tras enterarme de que mi parada sería la última, decidí bajarme y volver en metro.

DSC_0851 (25)


Metro de Pekín.

Únicamente he cogido la linea 2, pero me ha parecido una maravilla. De los más cómodos y modernos que he visto en los países que he visitado. Fácil de manejarse, rápido, limpio y lo más importante, todos los carteles están en inglés a parte de en chino. Según me han comentado, esto se debe a que la red de metro está siendo muy ampliada y mejorada desde que le concedieron a la ciudad los JJOO de 2008, y gracias a ellos se ha visto una mejoría importante en Pekín, ya que las calles suelen estar limpias y bastante nuevas en los sectores turísticos. Y mejor no tirar el ticket (3 CYN) porque se necesita para salir.

Volví a cogerlo tras descansar un rato para ir a cenar con la pareja malagueña que ya comenté. Pasamos una gran velada en un Hutong, cuyo nombre no recuerdo, pero pasamos entre la Bell tower y la Dum tower, dos construcciones enfrentadas en una plaza. Los hutongs son antiguas calles de la capital están adaptadas a pequeños restaurantes y tiendas, y no tan pequeñas, que llenan de luz y alegría la zona, aunque está vez no estaban muy concurridas. Siempre es agradable encontrarse con gente buena y agradable por el camino con la que poder charlar, sobretodo de viajes y experiencias, y más, siendo de mi tierra. Nos despedimos esperando encontrarnos de nuevo en el camino.

De vuelta al metro para llegar al hostel, pero esta vez, solo pude completar una parte, ya que estaba cerrado (23:30) la linea a la que tenía que hacer trasbordo, así que tocó pasear unos 45 minutos por las calles de Pekín.

DSC_0851 (39)
Cualquier momento es bueno para una cabezadita.

Mañana visitaré alguna cosilla más pero con tranquilidad, e intentaré visitar el mausoleo de Mao.

Un saludo.

Distancia: 31,33 Km

IG: llopis_ig

FB: Viajes al infinito

Un comentario en “Y anduve sobre una de las maravillas del mundo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s