Etapa 3: Pekín. Capado en el país del escupitajo

Aquí estoy a día 12 de Noviembre, comiendo una hamburguesa de pollo y otra de pescado, aunque ninguno de los dos tiene texturas de ello, hoy también me olvidé de comer, así que ahora me he dado a la comida.

Capado porque en China y no funcionan ni Whatsapp, ni Gmail, ni Youtube ni Facebook, y tampoco me deja publicar en WordPress (por eso comienzo escribiendo el día en el que estamos). Tampoco me he podido comunicar con mi familia, salvo un email desde la típica cuenta de correo ridículo que todos hemos tenido a los 15 años. Por eso digo lo de capado. NI SIQUIERA PUEDO SABER SI ME HA TOCADO EL 11 DEL 11.

DSC_0744
Calle donde se encuentra el hostel, 365Inn

Me lo habían contado mil veces, que aquí todo el mundo escupe, pero aún así, no esperaba que tanto. Quitando este pequeño detalle, por donde hoy he estado moviéndome, he de decir que estaba todo bastante limpio. Hay mucho barrendero, algunos en carritos eléctricos con unas pinzas con las que recogen la basura. No son los únicos que abundan, también hay multitud de policías y militares.

Respecto al viaje ayer, fue bastante bueno. Sin contar los empujones rusos a los que me estaba acostumbrando y al pobre chino que se sentó al lado en el avión que, según parecía, no se había montado en un avión en su larga vida.

La llegada fue otra cosa. Después de llegar a las 00:30, de haber dormido unas 4 horas en el último día, pasar el pesado control de pasaportes e intentar cambiar dinero en 3 sitios hasta tener suerte, salí a coger un taxi y viendo dos colas pregunté cuál tenía que coger, me señalaron un mostrador. Como aquí tampoco se manejan muy bien con el inglés pues entendí que tenía que pedirlo en el mostrador para aguardar turno. Pero cuando quise darme cuenta había pagado un traslado privado al aeropuerto en furgoneta, así que… me timaron. LECCIÓN APRENDIDA: Por muy cansado que estés intenta pensar un poquito.

DSC_0746
Puerta de Zhengyangmen, al sur de la plaza.

La calle donde me hospedaba era peatonal así que la furgoneta me dejó fuera de la misma, a las puertas de un callejón oscuro. Ni una luz brillaba en las farolas. Dí dos vueltas a la calle y nada, con la cosa de que el taxista se había equivocado y eran las dos de la mañana así que tampoco había gente para preguntar, hasta que en un hotel vi luces dentro y me pudieron ayudar. Resulta que donde yo me quedaba tenía las luces apagadas así que lo había pasado inadvertido, un cartel sin luminosidad del tamaño de un A3 era en lo que debía de haberme fijado… a la mañana la calle parecía otra.


Bienvenido a Pekín

Dicho todo lo anterior, llegué al hostel a las 2 así que pensé en descansar hasta tarde para recuperar todo el sueño acumulado. Pero entran en juego mis compañeros de cuarto, un holandés y un australiano. Muy simpáticos y agradables, pero durante la noche uno roncaba y el otro se levantó a las 6 de la mañana y estuvo casi una hora dando vueltas por la habitación haciendo ruido, por lo que me olvidé de descansar y a las 9 estaba en planta.

Desayuné en el hostel y a la calle tras hablar bastante y reírme un rato con la chica de recepción que me estaba intentando explicar las cosas que podía hacer cerca. Finalmente, le hice poco caso.

DSC_0770
Hombres paseando por la Plaza Tiananmén con el Museo Nacional de China al fondo.

Fui camino a la plaza de Tiananmén, a unos 5 minutos desde el hostel. La plaza construida por Mao Zedong como la más grande del mundo me sobrecogió, es inmensamente amplia, rodeada de no menos inmensos edificios. En pleno centro hay un armatoste al estilo soviético, es el Mausoleo de Mao, donde intentaré en otra ocasión ver su cuerpo embalsamado. El horario es bastante reducido (8:00-12:00) y es de los pocos sitios que son gratuitos, ¿entraría alguien si hubiera que pagar? Supongo que alguno sí. A ambos lados lo asisten dos edificios más imponentes aún, ambos al mismo estilo, uno es el Museo Nacional de China y el otro el Gran Salón del Pueblo (40CYN más 1 de la botella de agua que tuve que tirar), donde se puede visitar el auditorio con capacidad para 10000 donde se celebra la Asamblea Popular Nacional. Al sur del Mausoleo se encuentran dos puertas que formaban parte de la muralla de la ciudad. Y al norte, el monumento a los héroes del Pueblo, y más al norte aún, la joya de la corona. La Puerta de la Paz Celestial, la famosísima puerta con el rostro de Mao situado en el centro, fue construida en el sXV y está protegida por dos pares de leones de la época de la dinastía Ming.

DSC_0788
Puerta de la Paz Celestial.

La plaza sorprende por sus dimensiones, enfrente de la puerta de la Paz Celestial se encuentra una bandera china que se iza y baja al amanecer y al atardecer por un grupo de militares con una marcha característica de 108 pasos por minuto. Este acto congrega a miles de chinos curiosos.

El acceso es libre pero se pasa un control de seguridad para entrar. Es curiosos que todas las personas encargadas de los cacheos que he visto son mujeres. Todo esto hace un poco pesado pasar de un lado a otro de la plaza, porque la alternativa sería dar un rodeo a alguno de los mastodónticos edificios, lo que te lleva más tiempo que pasar el control y cruzarla.


Prohibida pero atestada

Construida hace unos 500 años ha servido de hogar a 24 emperadores, que habitualmente gobernaban con bastante dejadez y de manera poco práctica, dado su total aislamiento dentro de la fortaleza. La Ciudad Prohibida puede ser el monumento más conocido de China junto con la Gran Muralla. Tiene innumerables palacios, estancias y jardines. Cuesta 40 CYN y otros 40 CYN la audioguía, que, por cierto, no es nada buena, funciona por GPS y deja mucho que desear, ahorrable.

Se pueden sacar las entradas por Internet, pero sólo si tienes cuenta en el país, por lo que la saca la chica del hostel y yo se la pago a ella. Hay que canjear el código que te envían por una entrada física en las taquillas. Merece la pena porque te ahorras cola.

DSC_0798

Tampoco hay que olvidar que no se puede acceder a la mayoría de los palacios, y a los que se puede, hay que volver a pagar, así que tampoco insistí mucho durante la visita.

La verdad es que, pasados unos minutos, me dejó de interesar. Si no eres un experto, como me pasa a mí, al quinto patio te parecen todos iguales y se hace un poco pesado. Hay que reconocer el valor que tiene pero me llama más la atención su historia y lo que representaba, y aún hoy representa, que la arquitectura o lo grande que era. Precisamente ese tamaño es el que me impedía disfrutarlo en su totalidad. Disfruté más el paseo por la plaza Tiananmén.


Fuera de la ciudad prohibida

Al salir ya era algo tarde teniendo en cuenta que aquí todo cierra a las 16:30. Detrás de la ciudad Prohibida hay parquecito llamado Jingshan, con un montecito construido con la tierra conseguida al cavar el foso de la fortaleza. Merece la pena entrar (2CYN) subir hasta el templo budista de arriba para tener unas preciosas vistas de la ciudad, y concretamente, de los tejados de la ciudad prohibida, a la que se supone que protege de los malos espíritus por encontrarse enfrente suya a mayor altura.

DSC_0822
Ciudad Prohibida desde la colina Jingshan.

Desde arriba divisé una stupa no muy lejos, tras la polución que a esas alturas se hacía notar, así que decidí acercarme como última parada del día. Se trata del parque Beihai. Dicha estupa tiene un precio de 10 CYN, a parte de los 5 que pagas para entrar al parque. Tampoco creo que merezca la pena pagar eso por la estupa, se ve bien desde su base a donde se accede sin pagar. Y para ver estupas, mejor ir a otros lugares como Nepal o Bután, y no en Pekín. Tras pasear un rato por el lago Beihai (uno de los 4 que se juntan) salí de nuevo a la calle y a emprender la vuelta.


Primeras impresiones

Mientras volvía al hostel iba reflexionando sobre el día. La ciudad me esta gustando pero creo que 5 días van a ser demasiado, aunque hay mucho que ver y que hacer, las distancias son grandes y es complicado llegar a todos sitios sin perder mucho tiempo en transporte. Por otra parte, la gente. Son bastante agradables e intentan ayudarte siempre que puede, pero, por otro lado, tienen reacciones extrañas como pueda ser negarme un mapa del metro con cara de asustarse o quedar totalmente bloqueados al no saberse explicar en inglés. Algunos más ágiles sacan el móvil y con el traductor sacamos lo suficiente, respecto a esto, es gracioso que con el dedo escriben el Kanji y el móvil lo reconoce para juntarlos en frases.

DSC_0836
Stupa de parque Beihai.

La mayoría del turismo es local, he visto a muy pocos extranjeros. Aunque viendo que están familiarizados con nosotros, supongo que será por la época del año. Periodo del año que también influye para el precio de las entradas en los sitios. Por ser temporada baja, en muchos es más barata.

Pese a ser una de las ciudades más habitadas del mundo, mela esperaba más saturada, con menos sitios para cada uno pero, de momento, es cómoda y se pasea con facilidad y sin agobios. Se puede ir por grandes avenidas y amplias aceras, plazas o parques. Al volver estaban con la ceremonia de recogida de la bandera en Tiananmén, no me entretienen este tipos de cosas así que quise volver, pero habían cerrado el resto de la plaza, tuve que dar una vuelta de las que he comentado antes y perdido casi una hora.

Otra cosa a tener en cuenta, es que aquí en casi ningún sitio (yo no he encontrado ninguno) aceptan pagar con tarjeta, todo en efectivo.

DSC_0847
Niño agita la bandera sobre los hombros de su padre mientras desciende la bandera.

Ya he terminado mis hamburguesas, creo que me voy a dormir. Mañana a las 6 tengo que ir a ver la muralla china.

Un saludo.

Distancia: 24,82 Km.

IG: llopis_ig

FB: Viajes al infinito

 

Más enlaces relacionados con este viaje:

A por el viaje de mi vida: 2 meses, 10 países.

San Petersburgo, ¿la Venecia del norte?

Etapa 2: Adiós San Petersburgo, hola Moscú… y su hotel

 

11 comentarios en “Etapa 3: Pekín. Capado en el país del escupitajo

  1. Pingback: Viajes al infinito

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s