Bután, el país de la felicidad.

Este país enclavado en mitad del Himalaya formado por hermosos valles rodeados por altísimas montañas es el único país del mundo donde el la calidad de vida se mide por su felicidad y no por índices meramente económicos como ocurre en el resto del mundo.

A través de una encuesta de unas 180 preguntas el gobierno, mide la cantidad de felicidad que posee la población. Este sistema fue instaurado en 1972 por el rey Jigme Singye Wangchuck, tercer rey de Bután.

DSC_0003 (45)


Realidad o ficción

Cierto es cuando llegas a este país escondido que es difícil saber si realmente la población es tan feliz como parece. Puede que sea por mi punto de vista occidental, pero parece complicado que todo sea tan bonito como lo pintan.

Es un país que se abre poco a poco al exterior. Un exterior que parece que no le importa mucho. Ellos van a su ritmo, se preocupan de hacer las cosas bien y confían que el resto del mundo haga lo mismo, y así, nos irá bastante mejor a todos.

DSC_0675

Digo que es difícil porque no admiten un número ilimitado de turistas y para poder moverte con cierta libertad tienes que ir acompañado de un guía en todo momento. Digamos que puedes pasear en solitario por donde quieras y entrar en cafeterías o restaurantes libremente pero si quieres entrar en algún monumento, edificio público o moverte entre ciudades lo tienes que hacer acompañado.

Cuando hablas con la gente no evitan ningún tema pero tampoco sabes hasta qué punto son totalmente libres de expresar sus ideas. Parecen convencidos de ellas aunque siempre muy en la línea de lo que el gobierno y el rey opinan y no tienen mucha capacidad de crítica. Hecho que puede explicarse por el gran aislamiento en el que han vivido externamente y que está siendo cada vez menor, como repiten cada vez que pueden.

La democracia no llegó a Bután hasta 2008, impulsada por el propio rey ya que veía que ciertas ayudas internacionales no llegarían si no cambiaba el régimen. Tuvo hasta que, según te cuenta, hacer una gira por el país para convencer a la población de la necesidad de instaurar un estado democrático, pues esta no veía la necesidad del mismo. También hay que decir que todos los partidos existentes están alineados con el rey y conel Je Khempo, el líder espiritual budista del país.

DSC_0605

Ambas figuras junto con el resto de la familia real (la reina es de origen plebeyo) están presentes en todas las casas y lugares públicos, llegando a lo que pudiera considerarse como culto a la personalidad. Mucha gente lleva chapitas en el pecho con sus rostros.

Pese a que se ven chabolas, se aprecia que todo el mundo tira del carro hacía el mismo lado y esperan lo mismo del vecino, respirándose un ambiente de confianza y solidaridad que te hace pensar que sea posible una sociedad así. Confianza que también se traslada a los políticos, confianza que no significa pensar que siempre acertarán, sino pensar que la decisión fue tomada para mejorar una situación y que si no ha sido correcta, al menos ha sido bienintencionada y que la siguiente resultará mejor. Por supuesto, que habrá conflictos e intereses entre la gente pero no es algo que se perciba como parte de la normalidad.

DSC_0001 (76)

Se puede decir que es un país en el que realmente sientes que estás en un lugar único. Donde la gente es prudente y las mujeres son en extremo elegantes en sus movimientos y en sus formas. La amabilidad va por bandera llegando a realizar múltiples reverencias mientras hablan contigo.


Turismo

Según me contó el guía el país recibe unos 100000 visitantes al año. El hecho de que no sean más se debe a que no quieren masificar el turismo como ocurre en países de su entorno y llegar a acoger turismo low cost que no les interesa para nada, algo que nos puede sonar bastante. El precio del visado es alto debido a que incluye guía, hoteles, comida, chófer y entradas a los sitios, y depende de los días de estancia. Según me contó el guía, el 65% del importe va al gobierno y el resto a las actividades del viaje en sí. Todo esto crea un turismo de calidad que deja mucho dinero y da trabajo a mucha gente que vive de ello. Por esto, tampoco es necesario llevar mucho dinero en efectivo cuando se visita Bután.

De hecho los hoteles para turistas tienen que estar acreditados por el gobierno, cumpliendo un mínimo de calidad y obligando a veces al guía a tener que dormir en habitaciones peores o en hoteles para gente local debido a los precios de los primeros. Esto también ocurre con la comida, que está occidentalizada para agradar al turista.

DSC_0596

También las agencias por las cuales tienes que organizar el viaje tienen que estar aprobadas y siempre son propiedad de algún butanés. De hecho, es más barato contactar directamente con la agencia en Bután y evitar los intermediarios que existen en diferentes países.

Tampoco es libre poder cambiar el itinerario que previamente hayas elegido para tu viaje, ya que con el visado se pagan los hoteles que te acogen y los restaurantes a los que vas, siendo imposible cambiar de ruta incluso asumiendo el sobre coste que supondría pagar una noche extra de hotel. Igualmente hay que pasar por unos controles de visados puestos en algunos puntos de las carreteras.


Religión

La religión del estado es el budismo. Y hasta hace poco era la única permitida, aunque parece ser que últimamente se están abriendo un poco más en este aspecto.

DSC_0003 (28)

Es tal la religiosidad que mi guía (ex monje) me comentaba cierta parte de su historia en clave de leyenda. Me llegó a decir que los templos construidos en localizaciones tan altas y escarpadas en aquella época sólo podían ser construidas por hombres extraordinarios en cuerpo y espíritu y que por ello, hoy en día, a estas personas se les consideraban Budas. Y no lo decía por hacer el paripé o por darle un aire espiritual al viaje del turista, sino porque realmente creía que la leyenda era historia. La vida es una balanza entre ciencia y espíritu. Como cuando llegamos a un templo y me enseñó un álbum con fotos de parejas que según la ciencia no había podrían tener niños y que, tras la visita al templo, habían conseguido ser padres. Así que me quedé sin saber, qué decía la historia científica sobre ciertas cosas, pero también me pareció bonito conocer estas leyendas e irte a casa con ellas.

Me aseguró que la religión no se enseña en las escuelas, que es algo que debe de enseñarse en casa y bajo el ámbito privado del hogar, viniendo de un ex monje es aún más impactante como son capaces de separar este tipo de cosas, algo que nosotros aún no hemos conseguido.

Es extraño ver como al resto de países de su entorno llega la cultura occidental como un elefante en una cacharrería y produce ciertos choques culturales y religiosos que dificultan la comprensión de ciertos aspectos y comportamientos de sus sociedades, entiendo que por la falta de tiempo a poder asumir tanto como les llega y poder incorporarlo a sus tradiciones y cultura. Países donde puedes ver la mayor opulencia que te puedas imaginar y justo al lado la pobreza más mísera que hayas visto en tu vida. Por el contrario, en Bután parece que el gobierno va abriendo sus puertas poco a poco y esto permite a la sociedad ir adaptándose poco a poco a los cambios y conseguir una mejor adaptación, y sin crear necesidades ficticias y disminuyendo los conflictos culturales.

DSC_0003 (45)

Todo esto hace poder ver monjes con un móvil de última generación y aun así ver como los templos están llenos de gente rezando y haciendo que la religión forme parte de todos los aspectos de su vida o que en la explanada donde el Je Khempo realiza sus enseñanzas se congreguen 3000 personas de todas las edades.

Respecto a la vida monacal, el gobierno soporta económicamente también a los templos budistas, donde si un monje decide que la vocación le abandona puede dejar esta vida devolviendo el dinero invertido en su educación en plazos y sin ser excluido de la sociedad.

También es práctica habitual que los trabajadores lleven a sus familiares más mayores a los templos a rezar por el resto de la familia y seres queridos mientras ellos están en el trabajo, pasando a recogerlos una vez acaba la jornada laboral. Lejos de molestarles, a estas personas mayores parece encantarles la idea de estar rezando todo el día y el hecho de que así también se relacionan con otras personas de su edad y poder socializar.

DSC_0003 (112)


Gentes

Partiendo de la base que mi guía era encantador y muy didáctico, el hecho de tener que ir con él a casi todos lados dificultaba que pudiera relacionarme de una manera más o menos cercana con la gente de allí.

No obstante pude hablar con algunas personas y confirmar lo que el guía me contaba. Toda gente sencilla y agradable, siempre intentando satisfacerte en todo lo que estuviera en sus manos, llegando, a veces, a incomodarte un poco el exceso de educación. Y, como he dicho anteriormente, no evitaban ningún tema.

DSC_0700

Me reconocieron que la mujer estaba aún en cierta desventaja respecto al hombre pero que esta situación estaba cambiando y que incluso tenían alguna mujer ministro. Lo que me venía a la cabeza es preguntarme en qué país del mundo existía esa igualdad total y que esta gente parecía realmente interesados en buscar.

También me hablaban abiertamente de que la sexualidad era un tema que se trata abiertamente y natural en el ambiente familiar y con amigos. Que estaba admitido tener sexo antes del matrimonio y que, incluso, el budismo llega a aprobar el control de la natalidad, pues entiende, junto al gobierno, que su país es pequeño y con recursos limitados y que, una vez más, no les conviene convertirse en países super poblados como los de su entorno. A su vez, el guía me comentó que la homosexualidad se ve como algo relativamente normal, aunque hasta hace bien poco era todo lo contrario. Me hizo gracia que me comentara que actualmente tienen acceso a pornografía en Internet, aunque sí que tienen otros contenidos capados. Parece ser que son las nuevas generaciones las que se están encargando de cambiar un poco la visión de la población hacia ciertos aspectos que hace unos años eran inconcebibles.

DSC_0804

Respecto a esto, también me resultó curioso como jóvenes y mayores aún llevan el vestido típico del país, aunque estas nuevas generaciones cada vez ven más normal ir en vaqueros y camiseta.

Ven con toda normalidad y dejan que el gobierno y el rey tomen las medidas que consideren oportunas, pues no les cabe en la cabeza que puedan ir en contra del pueblo. Entienden, al contrario que nosotros los occidentales, que sus intenciones siempre van a favor del pueblo, nunca en contra. Asegurando que la honestidad es algo normal en la gente. Puede que pequen de ingenuidad pero era gratificante ver este tipo de formas de ver las cosas tan diferentes a nosotros.

Todo esto hace que exista una libertad de expresión, pensamiento y prensa casi total. Siempre y cuando no se toque ni al rey ni al budismo, que no son criticables. Pero tampoco parece importarles pues no conciben la posibilidad de hacerlo. Cuando lo pregunté, la respuesta fue: ¿para qué o por qué vamos a criticarles?.

En los dzong (fortalezas destinadas en parte a la vida política y en parte a la religiosa) los miembros de los gobiernos ya sean locales o nacionales están obligados a llevar el traje típico butanés. Incluso el rey y el primer ministro acuden a las reuniones y conferencias internacionales con él. Sobre esto, es llamativo que los únicos que puedan llevar un pañuelo amarillo sean el rey y el Je Khempo, y el primer ministro llevarlo naranja, ningún otro habitante del país puede llevar estos colores.


Economía y medio ambiente

Básicamente viven de la agricultura, la ganadería, la artesanía y la religión. Y no les importa lo que pase fuera de sus fronteras, ellos son felices viviendo como viven y no necesitan mucho más, si cada país hiciera las cosas correctamente no habría tantos problemas en el mundo.

DSC_0003 (80)

Este hecho se ejemplifica en el hecho de que todos los asuntos externos los tutela la India, principal socio internacional y país que igualmente les ayuda a realizar las obras de ingeniería necesarias. De hecho, los indios que trabajan en estas obras son los únicos extranjeros que pueden acceder a Bután sin visado previo, y no deja de ser contradictorio que un país que cuida tanto la felicidad de sus habitantes tengan a estos trabajadores durmiendo a pie de obra en tiendas de plástico llueva, haga sol o tormenta.

No existen trenes debido a lo escarpado del terreno así que todas las comunicaciones se hacen por carretera o aire, con sus dos aeropuertos, uno internacional y otro nacional, donde solo operan dos compañías, una privada y otra pública. Las carreteras, que son construidas con ayuda india, están en bastante buen estado y con múltiples carteles avisando de peligros y aconsejando ciertos comportamientos cívicos. Algunos tramos están peor debido a que el país es totalmente montañoso y existen desprendimientos.

Se enorgullecen extraordinariamente de ser el único país en el que el gobierno saliente está obligado a dejar al que entra al menos el mismo porcentaje de terreno forestal que había cuando empezaron a gobernar. Igualmente toda su energía es de fuente hidroeléctrica, llegando incluso a exportarla a la India.

DSC_0660

Esta necesidad de mantener el medio ambiente (existe un plan para cambiar el parque móvil a coches eléctricos) se hace patente parando en cualquier curva de la carretera, contemplar el valle en el que te encuentras y respirar. Solo con eso sabes que algo están haciendo bien. Ni siquiera dan bolsas de plástico en los comercios.

Me resulta extraordinario que un país con tan pocos recursos económicos tengan está intención de legar a su futuras generaciones un país mejor y más limpio, lo intentan y lo consiguen. En cambio en nuestros países occidentales aún seguimos discutiendo la existencia del cambio climático y estamos lejos de conseguir un acuerdo al respecto, ya no entre países si no que cada uno en su casa es incapaz de asumir o intentar unas políticas cuyo objetivo sean mantener el medio ambiente al menos, como lo heredamos. Tenemos muchos más recursos y tecnología para ello, pero una vez más, nos falta interés e intención.

DSC_0003 (97)

Tampoco tienen un gran ejército, teniendo que ser apoyados por el ejército indio en sus constantes conflictos fronterizos con China, ya que es difícil un control de fronteras en un país tan montañoso.

En cuanto a la moneda, es el ngultrum y únicamente es posible adquirirla allí y los salarios y precios son fijados por el gobierno aunque parece ser que alguna tienda o negocio se salta estas limitaciones.


 

Perdonad si me ha quedado un poco largo pero hay tanto que decir y sobre lo que se puede hablar de Bután que necesitaría mucho más espacio para poder comentar todo. Es un choque cultural tremendo.

DSC_0001 (45)

Un lugar tranquilo si se quiere visitar Asia lejos de las super urbes de la India, Nepal, China, etc. Y donde poder disfrutar de rincones naturales de los más bonitos que he visto en mi vida y montañas increíbles.

También quiero apuntar que lo que he escrito es fruto de un viaje personal, inspirado en las sensaciones que he tenido y en los comentarios de la gente a la que he preguntado. Seguramente muchas de los asuntos expresados pueden puntualizarse, discutirse e incluso estar equivocados, pero es el viaje que sentí, viví y disfruté sin ningún otro deseo que el de aprender y conocer lugares y gente nueva. Únicamente eso, agradeciendo, por supuesto, cualquier consejo o apunte que pudiera recibir.

Muchas gracias y hasta la próxima.

Un saludo.


Entradas del viaje a Bután:

Instagram: @llopis_ig

Facebook: Viajes al infinito

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s