Día 3: Del día más tranquilo al más interesante (perderse en Katmandú).

Han sido muchos los mensajes de amigos y familiares preguntando por las inundaciones en Nepal, quiero confirmar que estoy bien y que en Katmandú acaba de empezar a llover a las 18:30 de la tarde, es más, el resto del día ha hecho mucho sol y mucho calor. Mi piel ha sido víctima de ello. Lo que si se hacía notar era la gran presencia policial debido a la visita que mañana 15 de Agosto realizará el vice presidente de China a la capital tras la ayuda del gobierno chino a Nepal tras el terremoto.

Por la lluvia ahora escribo refugiado en un restaurante italiano muy occidentalizado en mitad de Thamel llamado La Bella Café escuchando ”Despacito” (sí, hasta aquí ha llegado). Dicho esto, ahora vamos al tema…

Improvisar hace el descubrimiento

Hoy he empezado el día levantándome a desayunar y pensando en volver a la cama en cuanto terminase. ERROR. No se viene a la otra parte del mundo a dormir así que, por muy cansado que estuviera, me lo he pensado mejor y a la calle me he ido.

Sin pensar mucho decidí acercarme al Parque Ratna, que no es que tenga mucho que ver pero es una manera de encontrarse siendo el único extranjero en esa parte de la ciudad. En toda la mañana no he visto ninguno hasta mi vuelta a la plaza Durbar a la hora de comer.

Caminando tranquilamente por la calle noté como dos individuos me dieron golpecitos en la espalda, con la mosca detrás de la oreja me giré y me encontré con dos hindúes muy sonrientes que querían hacerse una foto conmigo, mi primera respuesta sin fue decirles, sin escucharlos, que no, como a todos los que se acercan vendiéndome algo. Los pobres, que no tenían ni idea de inglés, me miraron tristemente y volvieron a preguntar y mediante gestos los entendí y cuando estábamos listos para la foto… se les estropeó el móvil. Tras un rato esperando, bastante incómodos por la falta de comunicación, decidí despedirme y continuar mi camino. Nunca sabré si hay una foto mía viajando en un móvil nepalí.

Tras dejar a mis dos amigos me encontré con Rani Pokhari, un templecito en medio de un lago que, para mí, es el monumento en el que más he notado el paso del terremoto más por total abandono que presenta que por la ruina del edificio. Para muestra, un botón (imagen antes del terremoto):

DSC_0618
En el link podéis apreciar la diferencia en cuanto a estado de abandono y reconstrucción.

Rodeando el parque por el lado este llegamos a otro templecito en una rotonda llamado Bhadrakali donde para mi sorpresa encontré una boda hindú. Amablemente me dejaron hacer algunas fotos pero enseguida se acercó un hombre para explicarme la ceremonia. Esto siempre me provoca una sensación de estar molestando o en un lugar al que no me han llamado. Ellos muy cariñosamente te invitan a que presencies parte de la ceremonia ya que les encanta la ostentación, pero me pone en el dilema de dar o no algo de dinero, si lo doy temo que se ofendan pues no lo han pedido y si no, pueden enfadarse pues han sido amables y ESTAS EN SU BODA. Siempre me quedo en tierra de nadie y nunca sé si quedando bien o mal, con lo que decido abandonar el templo con alguna fotillo interesante en la cámara :-).

DSC_0639
Invitados en la boda.

Esto es un déficit mio como viajero, ya que cuanto menos vergüenza tengas, en más sitios extraños y apasionantes te metas.

Mi camino improvisado me lleva al Singha Durbar, sede actual del gobierno de Nepal y al que no se puede acceder. Solo es posible ver la ostentosa puerta ya que el resto del muro está en ruinas. En este momento el termómetro estaba cercano a los 35º.

Al final del camino se encuentra el Estadio Nacional. Con las gradas en bastante mal estado debido al terremoto, merece la pena acercarse y notar que en su apogeo tampoco era lo que consideraríamos un estadio moderno.

Cerca del estadio mereció la pena pararse en unos templecitos apenas visibles y muy en ruinas (¿adivináis porqué?) llamados Kalomchan Temple. Os dejo otra muestra al respecto.

destruido
No hay color en cuanto a lo que era y lo que es.

Lo más bonito, especial e interesante y sin esperarlo

De vuelta a guirilandia entré en el templo Manhakal (no me preguntéis los dioses a los que van dedicados los templos nepalíes porque me pierdo entre todas las deidades, religiones y sectas de este país). En él grabé un video dando la vuelta que los hindúes realizan al santuario y describiendo el templo, me pareció interesante hacerlo en este porque está lejos de ser lujo y ostentación que nos esperamos. Y cuando fui a salir vi unos 15 carteles que prohibían grabar y fotografiar, así que hecho el pecado, agaché la cabeza y di la correspondiente donación.

Abandoné el templo y dirigiéndome a través de New Road llegué al centro neurálgico del Katmandú turístico. Y para mi sorpresa al llegar a la plaza Durbar… UN FESTIVAL, EL KRISHNA DAY en honor al nacimiento del dios. Todo el color que no había visto hasta entonces y toda la alegría aparecieron en este momento llenando todo de emoción y contagiando unas sensaciones difíciles de describir ante el jaleo de tanta gente, los olores de los inciensos y la música de los bailes.

Al pensar en que estos festivales solamente los había visto a través del televisor y verme en medio de tal vorágine de sensaciones me inundó de ilusión y de felicidad al poder viajar y estar en lugares como este y precisamente, en este momento.

Increíble deleite para los ojos toda esta visión de multitud de personas festejando tal acontecimiento. Mención especial a las mujeres, todas con sus elegantes sharees haciendo cola para realizar sus ofrendas a los dioses comprando plumas de pavo real. No puedo describir tanta algarabía en medio de tanto edificio en ruinas, haciendo caso omiso a las indicaciones de peligro de derrumbe (video de un grupo de mujeres bailando y cantando en mi IG llopis_ig).

DSC_0711
Grupo de mujeres cantando y bailando durante la festividad de Krishna.

Es impresionante lo que la religión mueve en todos los países y como nos refugiamos de nuestros miedos y temores en ella. Una pena las manipulaciones y las interpretaciones interesadas de lo que realmente promueven, el amor, la fraternidad y la convivencia que hoy se mostraban en este festival que describo. Si algo he aprendido en mis viajes es que no existen religiones buenas ni malas, lo que las hacen de una u otra manera son las personas que las integran. Pero eso, es otra historia.

Antes de parar a comer me piden el ticket de entrada 3 o 4 veces, no hay problema, había tenido que pasar por la oficina de turismo para validar el que compré hace dos días para poder usarlo por más tiempo. Finalmente paro a comer en el restaurante Cosmo, os lo recomiendo si venís. No tanto por la comida, pues reconozco que no soy un gran aficionado a probar comidas exóticas, si o por el trato de la gente y por sus vistas de la plaza. Un lugar encantador donde corre el aire, que a estas horas se agradece.

Ser el único

Terminado de comer y habiendo sido invitado a sentarme con unos chavales, aunque decliné la invitación, decido hacer una rutilla y perderme por el barrio al sur de la plaza Durbar. En este trayecto encuentras rinconcitos y detalles en cualquier esquina y patio por donde pases, teniendo, incluso, que introducirte en algunos particulares para disfrutarlos. No quiero aburriros comentando los nombres y enumerando los lugares que vi ya que cuando llevas vistos tantos templos y santuarios terminas por no diferenciarlos y mezclarlos en la memoria.

En este momento ya era tarde para unirme al freetour que había contratado, me sentía tan cómodo y dispuesto a perderme que no vi el momento de estar 3 horas paseando en grupo con todo lo que ello significa (esperar a que la gente se haga fotos, aguantar al que sabe más que el guía… etc.). Aunque reconozco que las veces que lo he hecho en ciudades europeas me ha encantado y lo recomiendo.

Cuando llevaba 10 minutos perdido en estas calles me di cuenta que volvía a ser el único guiri que andaba por allí, así que aproveché para pasear más y más. Al llegar a una plaza me rodearon unos niños que jugaban alrededor del templo y me pidieron una foto con mejor inglés que cualquiera de los adultos con los que había hablado. Por supuesto, accedí y ya fui perseguido por una pandilla de 4 o 5 niños durante gran parte del trayecto. Ya me habían pedido otros niños una fotografía mientras andaba por el festival de la plaza Durbar. Después de una hora y pico dando vueltas aparecí de nuevo en la plaza Durbar y decidí volver a pasear por el festival, bastante decaído ya a estas horas.

DSC_0752
No nos podemos hacer una idea de lo que disfrutan los niños siendo fotografiados.

En este punto, tengo que resaltar la total sensación de seguridad que he tenido en todo momento aunque haya estado gran parte del día completamente solo y llegando a callejones y rincones donde podría haber pasado cualquier cosa. Una vez más, viajando se comprueba que no hay que tener tanto miedo ni prejuicios como a veces tenemos.

Dicho esto, tras varias vueltas por los templos y otras tantas enseñando el ticket validado decidí volver al barrio de Thamel donde se encuentra mi hotel. He de decir que los vigilantes de la plaza no se fijan en las fechas que ponen en las entradas lo que facilitaría mucho colarse enseñando cualquier papel pues con sacarlo del bolsillo les es suficiente, pero me parece muy ruin ahorrarse menos de 4€ viendo cómo está el país, la reconstrucción que los edificios necesitan y lo bien y amablemente que te trata la gente. En mi opinión, todo monumento merece un pago por el simple hecho de poder mantenerlos, podéis decidir si lo merece también su reconstrucción.

DSC_0663
Detalle de una columna del Estado Nacional desplazada por el terremoto, muy presente en toda la ciudad.

De vuelta al hotel ( con la cara y el cuello completamente rosa por el sol) pasé por un supermercado al estilo occidental (que no abundan) para comprar algunas cosas que necesitaba urgentemente: crema para las quemaduras y protección para los días que vienen, más vale tarde que nunca.

Espero no haber sido muy denso hoy, pero es la historia de como el día que menos prometía de mi viaje se convertía en el más interesante y en el que más cosas aprendí sobre la cultura de esta región del mundo. ¿Para qué otra cosa viajamos?

Lecciones aprendidas

  • No te quedes en la cama. Salir a explorar es por lo que se recorren miles de kilómetros. Ya habrá tiempo para descansar a la vuelta.
  • Para viajar y realmente vivir la experiencia hay que ser valientes, aunque conscientes en todo momento de donde se está, hay que ser intrépido y adentrarse en la ciudad sin prejuicios para conocer a sus gentes (aunque reconozco que mejor acompañado).
  • En la plaza Durbar hay infinidad de guías que se ofrecen para enseñar los templos. Sin embargo, Con una buena guía (sacada de internet) puedes hacerte una buena composición e idea del lugar.
  • La entrada a la plaza y sus templos dura varios días, siempre y cuando pases por la oficina de turismo para validar los días que necesites. Piden foto (pero no es imprescindible) y pasaporte para validar la entrada y se tarda unos 10 minutos si no hay cola.
  • En ciertos locales aceptan las rupias indias, por lo que no hay que preocuparse si vienes de allí y alguna te queda en el bolsillo.
  • Nunca, nunca, nunca, olvides llevar una gorra y protección solar a los viajes. Aunque estemos en pleno monzón el sol de hoy ha sido de justicia y lo he pagado.

El plan para mañana es: madrugar e intentar ver el amanecer en algún punto de la ciudad (5:30 de la mañana) e ir a Nagarkot para contemplar atardecer y amanecer con vistas al Himalaya previo paso por Bhaktapur, patrimonio de la Humanidad en 1979.

La lluvia hace rato que paró, vuelvo al hotel mientras me ofrecen algún tipo de marihuana y otras drogas por el camino. Hasta mañana.

FB: Viaje al infinito

IG: llopis_ig

Un comentario en “Día 3: Del día más tranquilo al más interesante (perderse en Katmandú).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s